2019-01-25

Imagen principal de la nota

Resumen de Don Quijote de la Mancha y biografía de Cervantes

Te ofrecemos una breve síntesis del libro Don Quijote, de Miguel de Cervantes Saavedra.


A continuación encontrarás los aspectos más importantes de la historia del autonombrado caballero Don Quijote que, en compañía de su escudero Sancho Panza, emprendía epopeyas enloquecidas contra los molinos de viento. También te ofrecemos un análisis del libro, su vocabulario, la biografía de Cervantes y las frases célebres de Don Quijote.


Don Quijote y Sancho Panza
Don Quijote y Sancho Panza
Alonso Quijano (el protagonista de esta historia) es un hidalgo, es decir, un noble empobrecido de baja escala social. Ronda los cincuenta años y vive en una aldea de la región de La Mancha a comienzos del siglo XVII. Quijano tiene por costumbre leer libros de caballería, en los que se narran aventuras fantásticas de caballeros, princesas y castillos. Tanta pasión le pone a la lectura de estos libros que termina perdiendo el contacto con la realidad. Decide convertirse él mismo en uno de sus héroes de ficción.

Para convertirse en caballero, consigue una vieja armadura de sus antepasados y monta a su viejo caballo, al que da el nombre de Rocinante. Se bautiza a sí mismo como Don Quijote, mezclando su apellido (Quijano) con el nombre del famoso caballero Lanzarote.

Como todo buen caballero, necesita una dama a quien cortejar. A falta de una de carne y hueso, idealiza el recuerdo de Aldonza Lorenzo, una campesina de la que una vez estuvo enamorado. Pero la llama Dulcinea del Toboso, para darle un mote más propio de una princesa.


Sin reparar en el aspecto ridículo de su disfraz de caballero, Don Quijote sale al campo para comenzar con sus hazañas heroicas. Sus intenciones son -además de conquistar el corazón de su amada-, luchar por la justicia de los pobres y desfavorecidos.

Pronto comienzan sus conflictos con la realidad que lo rodea. Llega a una posada y la confunde con un castillo, por lo que pide al posadero que lo arme caballero. En su primera misión, intenta rescatar a un joven pastor que está siendo azotado por su patrón y ataca a unos mercaderes que se burlan de él. No tiene éxito en esa epopeya, y termina herido y derribado de su caballo.

De regreso a su hogar, logra convencer a un labrador, Sancho Panza, para que sea su escudero, mediante promesas de fama y fortuna. A diferencia de Don Quijote, Sancho Panza es un hombre práctico pero ignorante. De a poco se irá contagiando por los sueños de su señor.

Dulcinea del Toboso
Dulcinea del Toboso
En su primera salida juntos, Quijote y Sancho encuentran unos molinos de viento. El caballero los ataca creyendo que se trata de gigantes. Algo similar ocurre con un rebaño de ovejas, al que confunde con un ejército. En otras desventuras, tiene un duelo a espada con un vizcaíno, libera a unos reclusos que terminan atacándolo y encuentra una palangana de barbero que confunde con un yelmo mágico.

Aparecen personajes secundarios que añaden circunstancias a la novela: unos pastores enamorados, un prisionero de piratas, etc. En un punto, Don Quijote decide recluirse en lo alto de una montaña a modo de penitencia, para merecer el amor de su dama. Entonces, sus mejores amigos -un cura y un barbero- lo regresan a su aldea dentro de una jaula.

Segunda parte de la novela

Esta parte suele ser la preferida por los críticos, dado que el personaje de Don Quijote recibe un tratamiento más respetuoso por parte del autor. En ocasiones logra tener éxito en sus aventuras, y es más reflexivo y consciente de sí mismo. Sancho, en cambio, se vuelve un soñador. Se suele decir que Don Quijote se "sanchifica" y que Sancho se "quijotiza".

Sancho Panza
Sancho Panza
Los personajes con los que se encuentran los protagonistas en esta segunda parte ya los conocen, puesto que han leído el primer libro. Entonces intentan aprovecharse de Don Quijote y de Sancho Panza. Unos duques los reciben en su palacio para reírse de ellos. Hacen creer a Don Quijote que Dulcinea y él están bajo un hechizo, y hacen a Sancho "gobernador" para cumplir una promesa que le había hecho su señor. Curiosamente, Sancho resulta ser un gobernador sabio.

En el final de la novela, Don Quijote y Sancho llegan a Barcelona, en cuya playa Don Quijote es derrotado por el Caballero de la Blanca Luna. Este es en realidad uno de sus amigos disfrazados. Don Quijote, desengañado, vuelve a su aldea, a pesar de que Sancho le pide que vayan a vivir nuevas aventuras. Llega enfermo y, justo antes de morir, recupera la razón y muere pidiendo perdón a todos por sus locuras.

También puede interesarte: Don Quijote, en versión para niños de 5 a 10 años.


El resumen de Don Quijote, en video:


Análisis de Don Quijote

El Quijote tiene como escenario principal La Mancha y en su segunda parte, Aragón y Cataluña. Se sitúa en una época enmarcada por el problema con los moriscos, el poder de la inquisición y la imposibilidad de cambio dentro de los estamentos sociales. También existía en esa época una frontera infranqueable entre el pueblo y la nobleza.

Cervantes elige una pareja de personajes para mostrar la realidad de esa época. Esa pareja representa al pueblo y a la nobleza más baja, que efectivamente no se pueden unir más que en una relación desigual: amo y criado. Para conseguir una verdadera comunicación entre los protagonistas, inventa una relación que sólo se puede dar en el terreno de la locura: la trasnochada de caballero y escudero.

La intención de Cervantes queda clara en el prólogo: “esta vuestra escritura no mira más que a deshacer la autoridad y cabida que en el mundo y en el vulgo tienen los libros de caballería”. Representa una intención de develar la realidad, mostrar el pensamiento y la forma de actuar del pueblo y de los nobles. La etiqueta de idealista que se aplica al personaje de Don Quijote se ha entendido como una especie de héroe que lucha por el bien. Pero lo que cuenta Cervantes va más allá: cuenta que detrás de ese idealismo hay una absoluta falta de interés por el mundo.

Don Quijote aplica su voluntad al exterior y ve lo que quiere ver. Ve lo que necesita ver para poder realizar sus hazañas. Por eso Cervantes, en su prólogo, quiere centrar la atención en el personaje de Sancho, que representa al pueblo, al personaje no tratado por las novelas de caballería. Y ahí presenta lo contrario, la observación, la necesidad de sobrevivir, para lo que es necesario conocer el entorno.

Los refranes aparecen como la sabiduría popular. Para Don Quijote lo real, los hechos, constituyen puro encantamiento. Su forma de poner en peligro la vida de los demás ante los leones o de pegar enfurecido a cualquier caminante resulta trágica, porque no está en juego la salvación del mundo, sino su propia fama.

El mundo que nos presenta es el de una nobleza dedicada al juego, un pueblo que no puede hacer otra cosa que obedecer y que sin embargo está preparado para mandar. Sancho se siente capaz de gobernar, se siente señor de sí mismo y no quiere ser vasallo de nadie. Además, en su peripecia de gobernador descubre que esa esfera social antes inalcanzable, en realidad no tiene nada que la haga superior. Es consciente de la risa de los condes, que conocen su historia y juegan con esa ventaja.


Para contrastar el mundo demencial en el que tiene cabida la pareja de protagonistas, el autor cuenta algunas historias reales de amor. Todo el entramado social está basado en el engaño. El engaño es una forma de supervivencia, pero nunca para conseguir algo importante, sólo para salir del paso.

Cervantes hace una crítica necesaria al escenario español y denuncia la mera supervivencia del pueblo, que tiene sabiduría suficiente para llegar a gobernarse a sí mismo y mejorar el estado. Pero el idealismo trasnochado del caballero no le deja ver la realidad. Las historias que se cuentan en la novela sólo se salvan por la verdad. La verdad, el reconocimiento de los hechos, la búsqueda de lo que realmente pasa, sería la salvación de ese espacio en el que viven los personajes. Como es al final la salvación de Don Quijote, que vuelve a ser Alonso Quijano, el bueno, no el caballero de la triste figura.

Vocabulario

Muchos vocablos de la lengua española se originan en la obra de Cervantes. En particular,  Don Quijote ha contribuido con unos cuantos vocablos que enriquecen el idioma. Haz clic aquí para ver el vocabulario de Don Quijote.

Frases célebres

Muchas de las frases de Don Quijote se han hecho famosas por su sabiduría. Sin embargo, una muy famosa no pertenece a Don Quijote. Haz clic aquí para ver todas las frases de Don Quijote.

Breve biografía de Miguel de Cervantes Saavedra


Miguel de Cervantes - biografía
El autor de Don Quijote nació en Alcalá de Henares. Su familia debió trasladarse a Valladolid por problemas económicos, ciudad donde comenzó sus estudios. Más tarde volvió a Madrid, estudió en las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca, y en el año 1571 participó en la batalla de Lepanto, donde perdió la mano izquierda.

Cervantes vivió unos años en Italia, y en su regreso a España fue secuestrado por piratas turcos. Estos lo vendieron como esclavo en Argel, y permaneció allí hasta que en 1580 fue liberado. Se casó cuatro años después con Catalina Salazar de Palacios, y un año después publicó La Galatea. En 1605 publicó su obra maestra: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Otras obras de Cervantes


La Galatea (1585) - descargar PDF: fue la primera novela de Cervantes. Forma parte del subgénero pastoril, triunfante en el Renacimiento. Su primera publicación apareció cuando tenía 38 años con el título de Primera parte de La Galatea. Como en otras novelas del género, los personajes son pastores idealizados que relatan sus aventuras y expresan sus sentimientos en una naturaleza idílica.

Novelas ejemplares (1613) - descargar PDF: entre 1590 y 1612, Cervantes escribió una serie de novelas cortas que después acabaría reuniendo en 1613 en la colección de las Novelas ejemplares. En un principio recibieron el nombre de Novelas ejemplares de honestísimo entretenimiento.

Los trabajos de Persiles y Sigismunda (1617) - descargar PDF: es la última obra de Cervantes, perteneciente al subgénero de la novela bizantina. En ella, el autor ve claramente que le queda poca vida y se despide de sus amigos. Sin embargo, desea vivir y terminar obras que tiene pendientes. La novela cuenta la peregrinación llevada a cabo por Persiles y Sigismunda, dos príncipes nórdicos enamorados que se hacen pasar por hermanos cambiándose los nombres por Periandro y Auristela.


Otras lecturas recomendadas:

El cantar del mio Cid


También puede interesarte: