2010-11-30

Imagen principal de la nota

Escribiendo lo que nos hubiera gustado leer de chicos

La idea del título es la que aplicó el escritor mexicano Pablo Mata Olay para crear su obra “Llaves de Otros Mundos” y, con ella, ganar el premio literario Barco de Vapor en el concurso de literatura infantil que convoca desde hace quince años Ediciones SM México y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) de México.

A sus 28 años, Mata Olay presenta un libro producto en el que se detecta su influencia por el alemán Michel Ende, así como su afición por series como Los Simpson y en general su amor por el cine y la televisión, con una literatura plena de imágenes y vertiginosa en su velocidad narrativa. En Llaves de otros mundos, el autor nos presenta a Ana, una niña de unos once años cuya situación familiar se ve inmersa en una encrucijada: la inminente separación de sus padres. Ante ello, la protagonista emplea toda su imaginación para crear los mundos fantásticos que le ayudan en su lucha de supervivencia.


2010-11-27

La gallinita roja

Una versión del popular cuento de la gallinita que pedía ayuda a los otros animales de la granja para sembrar trigo, pero finalmente debía hacer todo ella sola.

A modo de ilustración, una antiquísima caricatura de Disney en donde el Pato Donald aparece como uno de los vagos amigos de la gallinita.



Un cordero, un pato, un cerdo y una gallinita roja vivían en una granja vieja sobre una colina florida que se rodeaba de huertas de trigo dorado. Un día, la gallinita roja encontró unos granos de trigo esparcidos por el corral.





2010-11-25

Imagen principal de la nota

El pirata Mala Pata (poesía)

Aquí les ofrecemos un simpático poema sobre un pirata que no asaltaba barcos ni enterraba tesoros. 

El pirata Mala Pata
con su parche y su loro
salió en busca de oro
navegando en su fragata.

La historia nos cuenta siempre
que los piratas son malos
pero éste era muy distinto
no tenía ni pata de palo.

No luchaba con espadas
como ustedes pueden ver
le dolía mucho la espalda
de tanto mirar tevé.




2010-11-19

Imagen principal de la nota

Estuvimos en el lanzamiento de Bubok Argentina

Empecemos por decir qué es Bubok: es una editorial de la era digital, de la era de la Web 2.0, de la era de la colaboración. Más que una editorial, busca ser una comunidad participativa de escritores que da a todo autor la posibilidad de publicar sus obras sin costo alguno. Y no es mentira: cualquiera puede publicar y dar a conocer sus escritos con total libertad y sin invertir ni un solo centavo.

En esto se diferencia de las editoriales tradicionales, que normalmente exigen al escritor que ponga de su bolsillo miles de pesos (o euros, dólares, o lo que sea) en la impresión de una gran tirada de ejemplares, que probablemente termine llenando una biblioteca y no haciendo otra cosa más que juntar polvo.

Alguno pensará: “si cualquiera puede publicar sus escritos, entonces debe estar lleno de basura”. Esa sería una interpretación bastante incorrecta. ¿Internet está lleno de basura? Para el que sabe buscar, no. El que conoce Internet sabe a dónde ir para buscar lo que quiere, sabe qué herramientas usar para encontrar lo que necesita. Bubok mantiene esa misma filosofía, por que facilita la búsqueda de contenidos en los libros publicados. Además, ofrece al lector interesado acceder a las primeras páginas de los libros para evaluar su contenido antes de comprarlo (tantas páginas como su autor haya habilitado). Lógicamente, los autores pueden, si lo desean, permitir la descarga gratuita de las versiones electrónicas de sus libros.


2010-11-14

Imagen principal de la nota

¡No quiero ir más a la escuela!

Miguelito sufría cada mañana cuando tenía que levantarse para ir al colegio. No le gustaba ni un poquito salir de la cama para ponerse el guardapolvo, agarrar la mochila, ir a tomar el colectivo... ¡qué tortura! Y su pobre madre renegaba...

–Miguelito, ¿por qué no querés ir al cole?
–No me gusta, Ma. Me aburro, me duermo, no les entiendo a las maestras... ¿por qué tengo que seguir yendo?
–¡Por que si no vas al colegio y estudiás, vas a ser un burro toda tu vida!

Tras esa frase, Miguelito no tenía más remedio que lavarse la cara, cambiarse de ropa y salir, una vez más, rumbo a la escuela.

Y así todos los santos días. Hasta que un día, la mamá de Miguelito se cansó.

–Está bien, Miguelito. No querés ir al cole, no vayas. Y chau.

Miguelito se quedó entre sorprendido, contento y preocupado. No ir más al colegio era lo que él más quería, y su mamá le había dicho que hiciera justamente eso. Tenía que haber alguna trampa por algún lado...

Pero decidió arriesgarse. Era muy atractiva la oferta de su mamá como para no aceptarla.