2019-09-22

“100 metros llanos”, un cuento con interjecciones

Las interjecciones son palabras que equivalen a oraciones que expresan un sentimiento o un llamado de atención, o bien describen una acción en forma elemental. Se usan individualmente entre signos de exclamación, siendo independientes de otras oraciones.


Cuento con interjecciones: "100 metros llanos"
Juanito y sus simpatizantes
Para ilustrar cabalmente el uso de las interjecciones, compartimos nuestro cuento “100 metros llanos”, en el que Juanito corre una carrera breve pero llena de exclamaciones y sentimientos. En el cuento, las interjecciones aparecen resaltadas en color amarillo (todas menos una... ¡tú deberás descubrir la que falta!) para que puedas identificarlas mejor. Luego del cuento, te explicamos cómo se clasifican las interjecciones, te detallamos sus características y te ofrecemos más ejemplos para que no te quede ninguna duda. ¡Vamos!


100 metros llanos, un cuento con interjecciones


por Gustavo du Mortier

Los corredores están en la línea de largada. Sus músculos tensos, su mirada fija en la pista, a la espera de la señal.

Se escucha la voz del juez de la competencia: En sus marcas… listos… ¡Ya!

La carrera comienza. Juanito sale a toda velocidad. ¡Vamos! ¡Adelante! Sus amigos y familiares lo alientan desde la tribuna.

No mira hacia los costados. Toda su atención está puesta en sus pies y en la pista. Sin embargo, por el rabillo del ojo alcanza a ver dos corredores que van más rápido que él.


2019-09-21

“Flowy”, un cuento sobre responsabilidad, compromiso y amistad

Flowy es una flor, bella, tímida y temerosa, que descubre la amistad cuando Lucía decide llevarla a su casa para encargarse de sus cuidados. Entonces ambas comienzan la aventura de crecer juntas, aprendiendo a ser mejores amigas. En esa aventura aprenden, también, sobre responsabilidades y compromiso.

Portada libro Flowy
Lucía y Flowy, amigas para siempre
Es genial tener amigos, para compartir con ellos juegos y aventuras, ¿verdad? Pero hay que tener en cuenta que conservar a los amigos requiere un poquito de trabajo. No mucho; sólo hay que asumir la responsabilidad de cuidar a las amistades. Eso es lo que aprendió Lucía cuando adoptó a Flowy, una preciosa flor que se convirtió en su mejor amiga.


Lucía le enseñó a Flowy a bailar, a jugar a las escondidas, a disfrazarse de hada y de princesa. Y Lucía también aprendió algo: que debía regar a Flowy todos los días para que se mantuviera saludable y feliz.

La historia de Lucía y de Flowy resulta ideal para que los niños aprendan sobre responsabilidades y compromiso, y sepan que la amistad requiere ciertos cuidados para mantenerse viva por siempre. El libro es adecuado para niños que recién comienzan a leer, o bien para leerles en voz alta a los que aún no leen por sí mismos. Sus 23 páginas hermosamente ilustradas y escritas en letra cursiva alcanzan justo para que los niños escuchen el cuento completo antes de que los venza el sueño.


 
Credit top icon