2019-03-27

Imagen principal de la nota

La cigarra y la hormiga

La fábula de la cigarra y la hormiga es una de las más famosas fábulas de Esopo. Deja una importante enseñanza en favor del esfuerzo, el trabajo y la previsión.


A continuación encontrarás la famosa fábula de la cigarra y la hormiga, además de la biografía de su autor Esopo, un análisis de la moraleja y enseñanzas del cuento, la versión en inglés y las versiones en audiocuento y videocuento.



Indice del contenido:


Fábula de la cigarra y la hormiga
La hormiga trabajando, y la cigarra cantando.
* Fábula de la cigarra y la hormiga

* Autor (Esopo)

* Análisis

* Audiocuento

* Videocuento

* Una versión de la cigarra y la hormiga con un final alternativo

* The grasshoper and the ant (La cigarra y la hormiga en inglés)


Fábula de la cigarra y la hormiga


Durante el verano, la cigarra era feliz, cantando y cantando mientras el sol brillaba y las flores desprendían su aroma. Su vecina, la pequeña hormiga, pasaba el día entero trabajando, recogiendo alimentos y guardando provisiones para el invierno.

Fábula de la Cigarra y la Hormiga
Las trabajadoras hormigas y la cigarra.
-¡Buenos días señora hormiga! -le decía la cigarra a la hormiga todas las mañanas- ¿No te cansas de tanto trabajar? Ven, descansa un poco mientras canto algo para tí.
-Deberías dejar de holgazanear -respondía la laboriosa hormiga-. Mejor harías en recoger provisiones para el invierno.

Pero la cigarra se reía de los comentarios de su vecina.

Los días pasaron, y el verano llegó a su fin. Una mañana, la cigarra despertó sintiendo el frío intenso del invierno. Las hojas de los árboles habían caído, y el campo se cubría de un manto de nieve. La pobre cigarra vagaba por el campo, helada y hambrienta. Llegó entonces a la casa de la hormiga y se acercó para pedirle ayuda.

-Buenos días señora hormiga -saludó tiritando-. Tengo frío y hambre. ¿Me darías algo de comer? Tú tienes mucha comida y una casa caliente, mientras que yo no tengo nada.

La hormiga entreabrió la puerta de su casa y, mirando a la cigarra, le dijo:

-Dime algo, amiga cigarra, ¿qué hacías tú mientras yo madrugaba para trabajar, mientras yo procuraba mis provisiones con gran esfuerzo?
-Mientras yo cantaba bajo el sol -contestó la cigarra.
-¿Ah sí? Pues bien, si cantabas durante el verano, entonces ahora baila en el invierno.


2019-03-20

Imagen principal de la nota

Dos cuentos de amor por la naturaleza: "Sarita y las flores" y "La jirafa feliz"

"Sarita y las flores" y "La jirafa feliz", dos hermosos cuentos de amor por la naturaleza.


por Yessika María Rengifo Castillo.


En esta oportunidad, colabora con nosotros la escritora (entre otros varios títulos) Yessika María Rengifo Castillo, quien ha escrito "Sarita y las flores" y "La jirafa feliz", dos cuentos breves que resaltan la importancia de la ecología y del amor por la naturaleza. Además, Yessika nos ha permitido compartir con nuestros lectores su artículo "¿Por qué los cuentos?", en donde analiza -desde su rol de licenciada en Humanidades y Lengua Castellana- los elementos del cuento y el valor de éste como instrumento para el desarrollo humano.


Sarita y las flores


Cuento de amor por la naturaleza: Sarita y las flores
Sarita y las flores
Por  la mañana, en casa de Sarita había tamales, y chocolate, para desayunar. Sarita salió de su habitación al notar el inconfundible aroma que se esparcía por toda la casa. Al llegar al comedor, se encontró con sus padres y sus hermanos menores Nicolás y Daniel, quienes estaban haciendo los planes del día. “Voy llevar a Nicolás al museo”, dijo la madre. “Dani  y yo iremos a comprar unos libros”, dijo el padre.

Sarita había permanecido en silencio mientras todos hablaban de sus planes, sin dejar de pensar: “¿Y yo, qué hare?” Sarita era la hermana mayor. Daniel y Nicolás, eran el centro de atención de la familia. La niña no decía nada, pero pensaba: “Si no me preguntan nada, es porque no les importo”. Cuando sonó el teléfono. Era Luz, su amiga, quien la invitaba a rosear las flores al parque. Sarita aceptó, encantada. Cuidaría las flores; eso  le fascinaba.


 
Credit top icon