2015-02-21

Imagen principal de la nota

Las monedas en la piscina, una enseñanza espiritual

Un breve cuento para reflexionar sobre cómo encaramos los desafíos que la vida nos pone delante.


Escrito por Gustavo du Mortier. Recomendado para niñas y niños de 9 años o más.


El maestro y sus cinco alumnos se encontraban disfrutando de un rato de esparcimiento en una piscina. De pronto, el maestro dijo a sus alumnos: “acérquense que quiero aprovechar la ocasión para enseñarles algo”. Los alumnos rodearon a su maestro, atentos a lo que estaba por decirles.

Algunos, con una expresión de contrariedad, se preguntaron por qué se disponía a darles lecciones, si se encontraban simplemente disfrutando de un rato de diversión. Pero sus objeciones se disiparon cuando el maestro les dijo que en realidad estaba por proponerles un juego.

“Consíganme cinco monedas iguales, preferiblemente grandes”, les dijo. Los alumnos
no tardaron en completar el encargo. Luego, con las cinco monedas en un puño, el maestro dio las instrucciones del juego:

“Dejaré caer estas monedas en el agua, y ustedes deberán recogerlas a todas, sin dejar escapar a ninguna, en el menor tiempo posible, para luego devolvérmelas”.


2015-02-18

Imagen principal de la nota

Mi abuelita tiene ruedas, de Silvia Molina

La premiada escritora mexicana Silvia Molina es la autora de este cuento en el que una niña expresa el gran cariño que le tiene a su abuelita Nina, con todo y su silla de ruedas.


Para niñas y niños de 5 años o más



Mi abuelita tiene ruedas, pero no es bicicleta, ni patineta, ni patín.

Es mi abuelita, ya lo dije. Se llama Dorotea, aunque sus nietos le digamos Nina, no sé por qué.

Cuando nací mis hermanos ya le decían Nina, y la gente que no es de la familia, Doña Doro.

Me gusta el nombre de mi Nina, Dorotea. Yo te adoro, mi Doro, Dorotea.

Me mira y le brillan los ojos. Y sé que está feliz porque se ríe.

–Yo conozco a una Doro–, dice. Y busca en su memoria, trata de recordar. Y es que a veces se le olvida que Doro es ella.

Es simápitica, mi Nina. Se le olvidan las cosas aunque se las acabe de recordar.


 
Credit top icon