2012-03-24

Imagen principal de la nota

Los vikingos que no querían dormir

Un cuento para que los chicos entiendan la importancia de un buen descanso, y de dormir por las noches el tiempo necesario.


Para chicas y chicos de todas las edades.

En un campamento apostado cerca de la playa, unos vikingos reunidos en torno a un fogón contaban historias de sus aventuras y sus conquistas bajo un cielo iluminado por una luna llena y luminosa.


“En una ocasión, tuve que pelear yo solo contra un fiero dragón, diez veces más grande que yo, y después de horas de batalla logré ahuyentarlo”, contaba Olaf, mientras mostraba orgulloso una amplia zona de su cabeza que carecía de cabello. “¿Ustedes creían que yo era pelado? ¡Pues no, una lengua de fuego escupida por aquella terrible bestia arrasó con la mayor parte de mi cabellera!”.

“Eso no es nada”, contestaba Erik, minimizando la hazaña de su compañero. “Hace un tiempo, tuve que defender a nuestra aldea del ataque de unos piratas. Como era de noche y todos en la aldea estaban durmiendo, me encargué de ellos yo solo. Eran muchos y muy aguerridos, pero los obligué a huir como cobardes. ¿Saben de qué está hecho el mango de mi hacha? ¡De la pata de palo del capitán pirata! ¡Con tanta rapidez tuvo que huir, que se la olvidó por el camino!”.


2012-03-17

Imagen principal de la nota

San Patricio y los duendes


Cuenta la tradición irlandesa que San Patricio, tras haber fundado su primera iglesia, invitó a los paganos celtas a convertirse al cristianismo. Tras llevar a cabo varios milagros, la fe cristiana comenzó a ganar adeptos en Irlanda. Los druidas, siendo sacerdotes de los dioses paganos, vieron esto con alarma. Invocaron una tropa de duendes y la enviaron a la iglesia con tal de hacer la vida imposible a San Patricio y a los desertores, ahora cristianos.

Los feligreses comenzaron a quejarse de que los duendes no los dejaban rezar y hacían un sinfín de desmanes en el templo, por lo que San Patricio decidió hacerles frente, sabiendo que era obra de los druidas.

Una vez dentro del templo, los enfrentó con las siguientes palabras: “En nombre de Dios Todopoderoso yo los expulso, espíritus impuros”, y fue así como San Patricio desterró a los duendes de la iglesia. Es por eso que en Irlanda la imagen de San Patricio es muy utilizada para exorcismos de duendes y protección contra éstos, ya que los duendes no soportan la imagen del hombre que los desterró de la casa de Dios.



Día de San Patricio - Wikipedia



También puede interesarte:



 
Credit top icon