2014-02-22

Imagen principal de la nota

Creer para ver (inversión de causa y efecto)

Estamos demasiado habituados a suponer que para creer algo, primero tenemos que verlo. Ese es el principal obstáculo que se interpone entre nosotros y la concreción de nuestros objetivos y nuestras metas. Para vencer ese obstáculo, debemos comenzar a invertir nuestro concepto de causa y efecto.

Cerré los ojos.

Pensé en un pollo al horno con papas.

Abrí los ojos y lo vi.

Estaba en una penumbra total (todavía no había salido el sol), pero lo vi.

Vi la asadera saliendo del horno, despidiendo volutas de humo que buscaban raudas el cielorraso. Vi la piel del pollo dorada y brillante, salpicada aquí y allá de orégano, perejil y ajo. Vi las papas con su interior blando y su corteza crocante.

Se me hizo agua la boca, y eso que no tenía hambre (o tal vez un poco). Pero al menos ya tenía resuelto el almuerzo.


2014-02-08

Imagen principal de la nota

¡A ponernos cursis, que se viene San Valentín!

Se acerca esa época del año en la que se nos perdonan las cursilerías tendientes a demostrar a nuestro ser amado, a nuestra otra mitad, a nuestra media naranja, cuánto la/lo queremos.

Por eso cambiamos nuestro banner por uno lleno de corazoncitos, ¡para expresar cuánto queremos a nuestros lectores!

Tomemos el ejemplo y hagamos algo bien cursi... colguemos un pasacalle en la entrada de su casa, cantemos su canción favorita desafinando con ganas y mandemos la grabación a la radio para que la transmitan (con dedicatoria, obviamente), mandémosle cartas perfumadas, flores y bombones a su trabajo... o lo que se nos ocurra. Total, en esta época, toda cursilería es perdonada.

Notas y cuentos anteriores de San Valentín:

Otra vez, la papa de San Valentín

San Valentín: el origen del día de los enamorados

La papa de San Valentín

El arcoiris de San Valentín

2014-02-04

Imagen principal de la nota

Todos somos héroes

Esta es la historia de un nene de siete años que se llamaba Pablo. A él le gustaban todos los súper héroes. Por eso sus papás, sus abuelos y sus tíos le regalaban siempre disfraces para su cumpleaños, el día del niño o navidad.


Así fue como llegó a tener los disfraces del Hombre Araña, de Batman y de Robin, de Superman, de Iron Man, el Capitán América, Thor, Flash, Aquaman, Linterna Verde, Hulk, Mister Increible… ¡Puf! ¡Eran muchos! Y él se pasaba casi todo el día disfrazado, excepto cuando iba al colegio.

Pablo volvía del cole todos los días caminando con su hermano Nacho, que era más grande que él y ya estaba en la secundaria. Un día, regresando a casa, Pablo y Nacho vieron a Bobby, el perrito de su vecina, enganchado de su correa en la reja de otra casa. Bobby solía escaparse para ir a pasear por el barrio y, a veces, le pasaban estas cosas.