2010-03-26

Imagen principal de la nota

Cuentos, música y trucos de magia

Buscando actividades para hacer con los chicos en Semana Santa apareció este espectáculo recomendado para niños a partir de los 3 años.

cuentos mágicos
Mañana sábado 27/3, a las 17 hs, será la función despedida de "Cuentos mágicos" del público argentino, después de casi dos meses de presentaciones en Liberarte Bodega Cultural (Corrientes 1555, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tel. 4375-2341; valor de la entrada $20). Seguramente, después de esta función volverán a España, para seguir deleitando al público joven de su país natal.


Lo siguiente es un extracto de la reseña publicada por el diario La Nación:

Ceci nos cuenta el viaje que realizó a los 13 años para convertirse en una verdadera maga. Relata cómo atravesó el desierto para llegar al palacio del gran califa donde estaba guardado el viejo libro de la sabiduría, las pruebas dificilísimas que tuvo que pasar, su llegada al circo y el encuentro con el amor de su vida.

Este es un cuento con magia o un espectáculo de magia con historias, en el cual podremos ver una “maga”, algo poco habitual en este arte, entrelazando magia con una puesta teatral y musical, donde la banda sonora es interpretada en vivo por Ana Ter Akopov.

Texto: Cecilia Zenobi
Vestuario: Erika Trenque
Maquillaje: Andrea Maina
Asesoramiento en pantomima: Emilio Pinto


2010-03-23

Imagen principal de la nota

Detrás de los cuentos: Alicia en el país de las maravillas

La verdadera historia detrás de "Alicia en el país de las maravillas"


Temas tales como la distorsión de la realidad, acertijos matemáticos y la locura del sombrerero aparecen tratados en la historia de Alicia en el país de las maravillas. El libro se convirtió en objeto de estudio de científicos de diversas disciplinas. A continuación analizamos la motivación del autor para escribir el libro.


La historia detrás de Alicia en el país de las maravillas
Es bien sabido que los cuentos y novelas infantiles muchas veces ocultan mensajes destinados al público adulto. El caso de "Los viajes de Gulliver", por ejemplo: se supone que los diminutos liliputienses de la novela representaban a los habitantes de las oprimidas colonias británicas. El problema con estos mensajes ocultos es que los autores generalmente no están presentes para explicar lo que realmente quisieron decir en sus cuentos, entonces inevitablemente nos debemos conformar con las interpretaciones de eruditos contemporáneos de diverso calibre.


La situación se agrava cuando se suman las deformaciones sufridas por los cuentos como consecuencia de traducciones y adaptaciones cinematográficas.

Lo más recomendable para saber qué quiso decir el autor de un determinado relato consiste en analizar su biografía, su situación y su entorno al momento de escribirlo. Un caso interesante es el de Lewis Carroll (cuyo nombre real era Charles Lutwidge Dodgson), autor de las historias de Alicia, siendo la más conocida la de "El país de las maravillas". Esta historia en particular trascendió el mundo de la literatura infantil para convertirse en un objeto de estudio de matemáticos, psicólogos y otros catedráticos.

Juega online al juego de plataforma de las aventuras de Alicia en el país de las maravillas

Juego online de Alicia en el país de las maravillas
Juego Alicia en el país de las maravillas
Juega junto a Alicia, ayudándola a superar cada nivel, recolectando flores y llaves y evitando a los villanos que quieren impedirle su objetivo. Puedes jugarlo en tu PC, en tu teléfono o en tu tablet, sin necesidad de descargar nada. Consta de 30 niveles con dificultad creciente, en los que aparecen los conocidos personajes de “Alicia en el país de las maravillas”: Alicia, la Reina Roja, la Sota de Corazones, la Oruga Verde, etc.

Juego online de Alicia en el país de las maravillas


Lo primero que se piensa al ver alguna de las películas sobre la novela de Carroll (incluyendo la más reciente de Tim Burton) es que el autor intenta mostrar cómo se ve el mundo cuando se está bajo el efecto de sustancias alucinógenas. Esta sería una interpretación bastante desinformada, ya que al leer la biografía del autor, se observa que Carroll sufría de una afección cerebral conocida justamente como el síndrome de Alicia en el país de las maravillas, la cual aparentemente provoca alteraciones en la percepción de las cosas; por ejemplo, objetos grandes, como podría ser una pelota de basquet, se ven pequeños como una pelota de golf. Carroll seguramente supo aprovechar la distorsión de la realidad producida por su afección para describir con lujo de detalles mundos irreales e historias sin sentido (tal como él mismo las definió).


2010-03-21

Imagen principal de la nota

Los cuentos según la edad: de 5 a 7 años

Para contar cuentos a niños de entre 5 y 7 años hay que empezar a ejercitar la imaginación, por que en este rango de edades, los chicos exigen creatividad.



Ya no va más el cuento del perrito que salía a pasear y se encontraba con su amigo el gatito y se ponían a jugar... Hay que empezar a incluir personajes algo más complejos, y relatos que incluyan suspenso o misterio. Tal vez es el momento de comenzar a generar una buena biblioteca de libros con cuentos infantiles, de forma tal de poder variar el cuento todas las noches.

En SoloHijos.com se indica que esta edad es apropiada para comenzar con cuentos de hadas con argumentos sencillos, tales como Pulgarcito o Blancanieves. También hay otros consejos para guiar a los padres en la tarea de contar cuentos a sus hijos de entre 5 y 7 años:


2010-03-18

Imagen principal de la nota

“Somos lo que leímos”

on este título se realizó un debate en la inauguración del primer Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil (CILELIJ), iniciado en Santiago de Chile a fines del pasado mes de febrero, y suspendido enseguida debido al terremoto ocurrido en dicho país. Si bien el congreso no pudo llevarse adelante, al menos el debate de inauguración valió la pena, gracias a la participación de dos reconocidos exponentes de la literatura infantil en idioma español: el chileno Antonio Skármeta y el mexicano Juan Villoro.

Ambos autores amenizaron la charla con recuerdos de su infancia y con opiniones sobre la relación autor-niño. “El escritor es un niño –señaló Skármeta–, alguien que extiende su percepción más allá de la prudencia”, observando que el niño y el autor “avanzan en una vanguardia que no conoce la retaguardia”.

Villoro efectuó un recorrido por su infancia en el Colegio Alemán, que le hizo amar la lengua española ya que “el idioma suprimido se convirtió en un objeto de deseo”. Y subrayó que su conversión a la palabra escrita fue tardía, con 15 años, con la lectura de una obra en la que se sintió “retratado de cuerpo entero” y explicó cómo el placer de la lectura le llevó de forma inmediata a la escritura. El autor mexicano subrayó que “los cuentos infantiles proceden de un pasado que nos pertenece”.

Skármeta destacó la influencia de la radio en sus primeros recuerdos de ficción, pues a su abuela le gustaba escuchar los seriales radiofónicos, siendo éstos su primer contacto con la creación de historias. El hábito de narrar surgió de las peticiones de completar las historias que quedaban interrumpidas por los cortes de electricidad, hasta que un día su abuela apagó la radio y le dijo “cuéntame tú ahora”, lo que según el autor chileno “fue mi debut como escritor profesional”.

Villoro, con el sentido del humor que lo caracteriza, profundizó en la importancia de las abuelas, y dijo que en su opinión el “Había una vez” con el que comienzan los cuentos debería cambiarse por “Había una voz”, la de las abuelas, que “marcan a un escritor”. Asimismo explicó una anécdota de su infancia relacionada con una película sobre la historia del Cid, que lo cautivó, y cómo más tarde, con 12 años, descubrió que había un libro “sobre la película”, el Cantar de Mío Cid, que lo defraudó porque le parecía increíble “que una película tan extraordinaria se hubiera hecho con guión tan malo”.

Fuente: Europa Press

2010-03-16

Imagen principal de la nota

Historia de amor en un domingo de Pascua

Un breve cuento romántico que transcurre un domingo cualquiera de Pascua, en medio de la tradicional cacería de huevos de chocolate.


Para niñas y niños de 6 años o más.

Los domingos de Pascua, Gonzalo sabía que al mediodía había que comer ese guiso de bacalao con garbanzos que siempre hacía su mamá. No le gustaba ni un poquito, pero lo comía igual, sabiendo que después del almuerzo se iniciaba la tradicional cacería de huevos de chocolate.


En una ocasión, cuando Gonzalo tenía más o menos once años (uno menos que su vecina, Catalina), ocurrió algo que quedó fuertemente grabado en su memoria. Obviamente, a esa edad, Gonzalo ya no creía en el conejo de Pascua, pero esa no era razón para perderse la búsqueda de huevos escondidos.

Ese domingo, en plena carrera con sus hermanas para encontrar la mayor cantidad posible de huevos, Gonzalo pudo ver un brillo metálico rojizo debajo de la ligustrina que separaba el jardín de su casa del de su vecina. Ese brillo seguramente provenía del envoltorio de un gran huevo. Gonzalo corrió hasta la ligustrina, se arrodilló junto a ella y deslizó su mano por debajo para buscar el preciado tesoro a puro tanteo, pues no podía mirar abajo del arbusto y a la vez extender el brazo por el mismo lugar.


2010-03-12

Imagen principal de la nota

Certamen regional de cuentos infantiles (sólo para castellano-leoneses)

l concurso stá limitado a los residentes o naturales de la región española de Castilla y León, así que, quienes tengan la buena fortuna de residir en esa zona, podrán participar del XXIII Certamen Regional de Cuentos Infantiles, organizado por la Asociación Cultural "Viejo Castillo", de Hornillos de Cerrato. El trabajo ganador será publicado en el número de agosto de este año de la revista Viejo Castillo.

Hornillos de Cerrato es una localidad y municipio de la comarca de El Cerrato, en la provincia de Palencia, Castilla y León, España. La segunda o tercera semana de agosto de cada año se lleva a cabo en esa localidad un evento denominado "Semana Cultural", en el que (junto con muchas otras actividades) se suele convocar a certámenes literarios organizados por la asociación Viejo Castillo.

2010-03-11

Los cuentos según la edad: de 3 a 4 años

A partir de los 3 años, los chicos ya no se conforman con cualquier cuento. Empiezan a ser exigentes. Quieren entender las historias, y que les expliquemos mejor si no fuimos claros. Sin embargo, a estas edades la atención de los niños no dura demasiado, así que las historias deben ser breves, simples y de acción lineal.



Los chicos de 3 y 4 años son adorables, pero egocéntricos. Todo gira en torno a ellos. Y tal egocentrismo se refleja en sus preferencias por los cuentos: les agradan las historias en las que ellos mismos son los protagonistas, y que se desarrollan en un entorno conocido; es decir, que los personajes "secundarios" son los hermanos, el papá, la mamá, el perro, etc.


2010-03-09

Imagen principal de la nota

Encuentro de cuenteros en Cuba

Quienes tengan la suerte de estar en Cuba entre el 15 y el 21 de marzo próximos podrán asistir al festival de narración oral dedicado al día internacional del género, en el que participarán representantes de Argentina, México, Brasil, Chile, Uruguay, España y Cuba. Denominado Primavera de Cuentos 2010 (aunque para los que estamos al Sur del Ecuador más bien sería otoño de cuentos, pero no importa), el evento contará con el auspicio del proyecto NarrArte, que cumple 15 años de vida.

El programa incluye unas 17 contadas para niños y jóvenes, y espectáculos para adultos, en la sala Ernesto Lecuona del Gran Teatro de la Habana, sede habitual del foro de esta manifestación desde hace dos décadas.

Como antesala se efectuará el taller "Aprendiendo a contar cuentos", que conducirá Mayra Navarro (directora del evento y del Foro de Narración Oral del Gran Teatro de La Habana) Gran Teatro de la Habanacon clases prácticas y teóricas.

Gracias a esta noticia me acabo de enterar de que, desde 2004, se celebra el 20 de marzo como Día Internacional de la narración oral. Será cuestión de preparar algo especial para ese día...

Fuente: Prensa Latina.

También puede interesarte:


Cuentos infantiles para ser escuchados

Esta publicación ya no está disponible.



2010-03-06

Imagen principal de la nota

“Caperucita Roja en la era cibernética”, un cuento sobre grooming

Un cuento sobre grooming inspirado en la historia de Caperucita Roja

La historia de Caperucita trasladada a la época actual, en donde el grooming (acoso a menores en las redes) es más común que las amenazas que hace siglos acechaban en los bosques. Esta moderna Caperucita se interna en los peligrosos senderos de los chats públicos, y se encuentra con un señor de malas intenciones apodado Lobo.


Escrito por Gustavo du Mortier.

Antes que nada, ¿qué es el grooming?


El grooming es el acoso virtual a niños a través de Internet por parte de adultos que buscan hacer amistad con los menores para abusar de ellos. Generalmente el adulto acosador se hace pasar por joven para ganarse la amistad de la posible víctima.

“Caperucita Roja en la era cibernética” es un cuento sobre grooming con el que trasladamos la clásica historia de Caperucita a la era actual, para poder mostrarles a los niños el típico accionar de los abusadores en las redes.


Caperucita estaba jugando tranquilamente con su compu, cuando su mamá le dijo:

-Cape, ya que estás con la compu, fíjate si tu abuela está conectada y pregúntale si necesita que le compremos algo del súper.

Caperucita entró al chat para ver si encontraba a su abuela, pero en cambio apareció un señor llamado Lobo.

-Hola Caperucita, ¿cómo estás? -escribió Lobo.

-Perdón pero no chateo con desconocidos -contestó Caperucita, muy correcta. Pero Lobo ignoró el rechazo y continuó la charla.

-¿Estás buscando a tu abuelita?

-Sí, ¿cómo sabías?

-Lo imaginé -dijo Lobo-. Entra a esta dirección que te voy a pasar, allí encontrarás a tu abuelita.


Cuento sobre grooming - Chat caperucita
Ignorando los peligros de entrar a una dirección desconocida que le pasaron por chat, Caperucita hizo lo que le había dicho el señor Lobo. En esa dirección había una sala de chat llena de links que prometían dinero fácil y otras cosas que Caperucita no entendía ni le interesaban. Lo único que ella quería era encontrar a su Abue, y en esa sala de chat no había nadie, así que se dispuso a cerrar la página. Pero justo cuando estaba por hacerlo, se conectó al chat una persona llamada “Abuelita”.

Aliviada, Caperucita se apresuró a hablarle.

-Hola Abue -escribió.
-Hola Caperucita, ¿cómo estás?
-Bien.
-¿Estás sola en tu casa?
-No, estoy con mamá.
-¿Y tu papá?
-Está en el trabajo.
-¿Y tus hermanos?
-¿Qué hermanos, Abue? Si sabés que no tengo.
-Ay, es verdad, es que a mi edad me olvido de las cosas. ¿Cuál es la dirección de tu casa? Es que también me la olvidé.
-No la sé, pero espera que le pregunto a mami.
-¡No, no! No importa, ya me la acordé. ¿Ahora me dejas verte?


 
Credit top icon