2011-02-26

Imagen principal de la nota

Adivinanzas para chicos

Adivinanzas para chicos
En los días previos al comienzo del período escolar, vienen bien unas adivinanzas para sacudir de una forma amable a las mentes infantiles del profundo letargo veraniego. Comencemos por aprender algo sobre las adivinanzas, tal como se describe en www.adivinancero.com.


¿Qué es una adivinanza?


Las adivinanzas son dichos populares en verso en los que, de una manera encubierta, se describe algo para que sea adivinado por pasatiempo. Son juegos infantiles de ingenio que tienen como objetivo entretener y divertir a los niños pero que, además, contribuyen al aprendizaje, la enseñanza de nuevo vocabulario y a la difusión de las tradiciones. En las adivinanzas la poesía, el ingenio y la tradición popular se mezclan para crear un universo de enigmas y retos imaginativos para los niños.


2011-02-18

Cuentos de igualdad cortos

Compartimos los títulos de una colección de libros dedicada a los cuentos cortos de igualdad.


En esta colección de libros se incluyen específicamente cuentos infantiles de igualdad. En las historias que cuentan, los protagonistas no encajan en ningún estereotipo de género


Uno se imagina cuentos en donde un pobre ceniciento es sometido a arduos trabajos hogareños, como fregar pisos y lavar ropa. Hasta que logra escapar de ese yugo casándose con una gallarda princesa. Pero no, dejando las bromas de lado, los títulos que mencionamos hacen hincapié en la igualdad de géneros, y no en un feminismo radical.


2011-02-17

Imagen principal de la nota

XXIV Certamen cuentos infantiles originales (en Castilla y León)

17/02/2011

na vez más, como viene ocurriendo desde hace más de 20 años, los escritores de cuentos infantiles castellano-leoneses tienen la oportunidad de poner a prueba su talento en un certamen convocado por la Asociación Cultural “Viejo Castillo” de la localidad de Hornillos de Cerrato; un lugar con una curiosa tradición cultural.

Los premios son de 350 € para el primer puesto y de 150 € para el segundo, además de un recuerdo conmemorativo y una mención en la revista Viejo Castillo.

Nos gustaría leer los cuentos ganadores del certamen n° 23 (llevado a cabo el año pasado, del cual diéramos cuenta aquí). Si alguien puede aportar una dirección web en donde puedan leerse los cuentos ganadores, nosotros agradecidos.


2011-02-12

Imagen principal de la nota

El arcoiris de San Valentín

ra una tarde lluviosa que pintaba a la ciudad de un color gris húmedo y monótono. Mientras intentaba dormitar durante el viaje en subte hacia la estación Retiro, sin querer comencé a cavilar sobre una fecha que se avecinaba: el día de San Valentín. Me pareció escuchar un diálogo/debate entre mis hemisferios cerebrales...

–Lo que llamamos “amor” no es más que una combinación de estímulos nerviosos y reacciones químicas –dijo el hemisferio izquierdo, siempre tan práctico y frío en sus observaciones– que instintivamente nos conduce a perpetuar la especie y mejorarla. Es lo mismo que tienen todas las especies animales, sólo que nosotros intentamos explicarlo y buscarle un significado más trascendental.

–No es tan así –replicó el derecho, más enfocado en la cuestión emocional–. Lo que los animales no hacen, y nosotros sí, es completar ese instinto con diversos sentimientos. Lo que llamamos “amor” es, en realidad, una suma de emociones, donde se mezclan el afecto, el cariño, la admiración, la compasión, etc. Incluso te diría que interviene también un poco el miedo.

El debate siguió todo el trayecto del subte, impidiéndome dormir. Pero al salir a la superficie en la puerta de la estación Retiro, el cielo exhibía un espectáculo que me dejó atónito: un gigantesco arcoiris se extendía de Norte a Sur, coronando la materia gris de la ciudad con un halo colorido y luminoso.

Ante semejante símbolo, mis dos hemisferios no tuvieron más remedio que callarse. Quizás el mismo San Valentín había pintado ese arcoiris en el cielo, para demostrar que hay una fuerza que surge del corazón y que está más allá de cualquier raciocinio.

2011-02-11

Imagen principal de la nota

San Valentín: el origen del día de los enamorados

Las viejas tradiciones suelen desvirtuarse en iniciativas comerciales que explotan la devoción de sus adeptos para hacer dinero. Es lo que ocurre desde siempre con la Navidad, la Pascua, y desde hace algunos años (al menos por estas latitudes) con el aniversario de la muerte de San Valentín; fecha más conocida como el Día de los enamorados.


Existen distintas teorías sobre el origen de la tradición de San Valentín, aunque la que más enaltece la esencia del amor es la que corresponde a San Valentín de Roma, quien ofició como sacerdote en esa ciudad durante el siglo III de nuestra era. He aquí la historia:

Allá por el año 270 d.C., gobernaba el emperador Claudio II, quien había prohibido a los jóvenes casarse y vivir en matrimonio por que pensaba que los jóvenes solteros y sin familia eran mejores soldados, ya que no tenían ningún tipo de compromiso en caso de ir a la guerra. Claudio II también había prohibido el Cristianismo en esa época porque deseaba ser alabado como el dios supremo, como el emperador de Roma.

Valentín de Roma no dudó en desafiar al emperador, ya que consideraba que el decreto era injusto. El sacerdote se reveló y comenzó a casar a las parejas jóvenes en secreto, bajo el ritual de la Iglesia.

A la larga, el emperador se enteró, y ordenó que llevaran a Valentín a palacio. Claudio intentó convencerlo para que renunciase al Cristianismo y sirviese al Imperio y a los dioses romanos. Si aceptaba, lo perdonaría y lo convertiría en uno de sus aliados. Pero, por el contrario, Valentín no renunció a su religión y aprovechó la ocasión para hacer propaganda del cristianismo.

En un principio, Claudio II se mostró atraído por esta religión, pero el ejército y el gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le convencieron para quitárselo de la cabeza y organizaron una campaña en contra del Santo. Valentín fue encarcelado y el emperador le sentenció a una ejecución.

Mientras esperaba que se ejecutase su sentencia en la cárcel, su carcelero, llamado Asterio, le presentó a su hija Julia, ciega de nacimiento, para que Valentín, siendo hombre de letras, le enseñara. A pesar de ello, Asterio quiso ridiculizarle y ponerle a prueba, le retó a que le devolviese la vista a su hija, Valentín aceptó y obró el prodigio. Asterio y toda su familia se convirtieron al cristianismo, pero Valentín no se salvó de su sentencia, ya que temiendo una rebelión del ejército romano y de los paganos, el emperador lo mandó ejecutar el 14 de Febrero. Según la leyenda, se plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos.

Los restos mortales de San Valentín se conservan actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en dicho templo, un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.

Durante los siglos XVII y XVIII en Inglaterra y en Francia se originaron las costumbres populares asociadas al día de San Valentín, consagrando este día a los enamorados, y creando la costumbre de intercambiar regalos y cartas de amor.

Los norteamericanos adoptaron la costumbre a principios del siglo XVIII, ya que los avances de la imprenta y la reducción en los precios del servicio postal permitieron el envío de saludos por San Valentín. Hacia 1840, Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales masivas de San Valentín en Estados Unidos.

Para completar esta nota sobre San Valentín, transcribimos un poema alusivo, para que los enamorados copien en las tarjetas dirigidas al objeto de su amor:

No sé si es culpa tuya
o de un pérfido Serafín
pero hoy te llevo en la mente
en el día de San Valentín

Quizá fuera ese perfume
que dejas como a Jazmín
cuando veo pasar tu silueta
en el día de San Valentín

O mejor hablar de tu sonrisa
y de esos labios color carmín
que se estiran con alegría
en el día de San Valentín

Nada de eso, sólo Cupido,
tomando mi corazón como fin
ha disparado su flecha
en el día de San Valentín

2011-02-08

Imagen principal de la nota

Taller: De cómo contar cuentos

10/02/2011

arta Lorente, una narradora profesional (aunque no precisamente de cuentos infantiles), comparte sus conocimientos en un taller-laboratorio de narración oral “De cómo contar cuentos”, que comienza el próximo mes de marzo, en clases de iniciación y para narradores avanzados. Su dirección de mail es: martalorente@cuentosaldia.com, y su currículum puede verse en esta página de Alternativa Teatral.

Tuve la oportunidad de ver narrar a Marta Lorente en el espectáculo unipersonal que ofrece en el living de su casa (seguido de una exquisita cena preparada por ella misma) y –aunque, de nuevo, no es un espectáculo infantil– es notable su habilidad y su soltura para balancear la narración con la actuación, haciendo que sus expectadores recreen en su imaginación la historia que está siendo narrada.

2011-02-04

Imagen principal de la nota

Todos los cuentos, todos

A continuación, ofrecemos un índice visual con todos los cuentos publicados a lo largo del primer año de Cuentos Cortos Infantiles


Agustín, el astronauta Caperucita Roja en la era cibernética Pedrito, el prestigioso prestidigitador
Vocación de payaso Vicisitudes de chiquilín, parte I: El mundo de Beto Sombra negra (¡un cuento de terror!)

2011-02-01

Imagen principal de la nota

Un año de ¡Puros cuentos!

uando publiqué el primer post de este blog, hace exactamente un año, me preguntaba cuánto tiempo me duraría el entusiasmo, las energías y las ganas; cuántos más cuentos y notas sería capaz de publicar antes de tener que dejar de hacerlo, argumentando “falta de tiempo”.

Es que empecé a escribir este blog durante las vacaciones, cuando tenía tiempo de sobra para dedicarle a esta actividad. Ahí no había problemas. Pero después… ¿de dónde robaría ratos para escribir los cuentos, para reunir información, para contestar los comentarios, para conseguir dibujos, etc.? Si ya de por sí las 24 horas del día apenas me alcanzan para mis actividades cotidianas y para dormir un poco.

Decidí no pensar en eso; no planificar ni plantear objetivos, pero sí ponerle todas las ganas y energías que pudiera a este humilde proyecto (que en realidad, de proyecto no tiene nada, salvo la idea primigenia).

Hoy me sorprendo al ver que, después de un año, sigo publicando cuentos y manteniendo el blog, con la ayuda de mi familia y con el entusiasmo que aportan unos cuantos fieles lectores (a propósito, ¡muchísimas gracias por el tiempo que dedican a leernos!). Así las cosas, hoy ¡Puros cuentos! recibe más o menos 1.500 visitas al mes. Y las (molestas) publicidades que le puse al blog con la intención de generar algún ingreso que me permitiera dedicarle más tiempo, aportan nada menos que ¡un centavo de euro por día! No es como para renunciar a mi trabajo diurno, pero es algo. Además, próximamente tendremos un domino propio: www.puroscuentos.com.ar. ¡Epa!


Esperemos que ¡Puros cuentos! siga cumpliendo muchos años más, y que siga creciendo en lectores y contenidos. Quienes hacemos este blog tenemos muchas ganas de que así sea.

A modo de retrospectiva del año cumplido, estamos armando un índice visual con todos los cuentos publicados hasta el momento (va en un próximo post).

 
Credit top icon