2010-09-25

Imagen principal de la nota

Chistes para niños

A falta de cuentos, siempre vienen bien algunos chistes para que los chicos se vayan a dormir con una sonrisa. A continuación, una selección de chistes extractados del sitio juegosdepalabras.com:


Un gato persigue a dos ratones. Uno de los ratones se para y grita “¡Guau!, ¡guau!”, y entonces el gato se aleja corriendo.
Los ratones comentan entre ellos:
–¿Te das cuenta de la importancia de saber idiomas?




2010-09-19

Imagen principal de la nota

Tomando en serio los juegos infantiles

Tomando en serio los juegos infantiles
Tomando en serio los juegos infantiles
Jugar desde lo profundo del alma.

Un soleado domingo por la tarde, mientras tomábamos un helado en una heladería de Ing. Maschwitz, nos pusimos a hojear una revista ecológica llamada Urbano & Orgánico, encontrando un artículo que llamó nuestra atención. El artículo se titulaba “El valioso juego infantil está amenazado”, y estaba extractado del libro de María Luisa Nüesch “Jugar desde lo profundo: la capacidad de los niños para sanarse a través del juego” (el título está en alemán, pero es muy complicado para transcribirlo en su lengua original).


En síntesis, lo que dice el artículo es que es necesario rescatar la esencia y la importancia de los juegos infantiles, y tomarlos en serio, ya que son la herramienta que los niños usan para crecer, para expresarse, para aprender, y para muchas cosas más. Pero veamos mejor lo que dice el artículo en su totalidad, ya que mi poder de síntesis puede no ser de lo mejor:

En la actualidad preponderan los juegos motrices. Un cumpleaños atractivo ya casi no puede prescindir de un castillo inflable, en el cual los niños saltan y retozan hasta quedar extenuados. Luego vuelven a sus casas totalmente “acelerados”, cuando deberían reposar serenamente en sí mismos. A la par del exceso de movimiento, se observa también una falta de vitalidad. Muchos niños son enfermizos, quejosos, desganados, nerviosos. ¿Dónde está el reservorio del cual pueden sacar ganas de vivir, tranquilidad, fuerza y salud? Ese reservorio, ese manantial, está en su interior. El “juego íntimo” es lo que lo hace fluir: jugar desde lo profundo del alma es lo que los niños necesitan imperiosamente para conservar su equilibrio interior.

Los niños son como los aborígenes, que ingenuamente solían cambiar sus bienes más preciados por cualquier baratija atractiva. El niño es engañado, y ésa es una de las catástrofes de nuestra civilización. Canjea su rica e inagotable fantasía y creatividad por un presunto juguete. Cuanto más perfecto sea el mismo, tanto más contraproducente es para el verdadero juego.


2010-09-12

Imagen principal de la nota

Las matemáticas en los cuentos: “El hombre que calculaba”

Es una pena que la mayoría de los chicos en edad escolar odien las matemáticas, simplemente por que les resultan muy complicadas. Por suerte, hay formas de hacer más atractivo el aprendizaje de esta materia.


A mí también me costaba muchísimo entender las matemáticas cuando iba a la escuela, y recién después de convivir con ellas durante todos mis años de universidad, fue que logré captar la belleza de los números (si hasta llegué a escribir el cuento “Melancolías matemáticas”, en el que expreso mi particular relación con esta ciencia; pueden leerlo aquí).

Beremis, el hombre que calculaba
Pero cuando veo a mi hijo angustiándose por no poder entender cómo se hacen las divisiones entre números de dos o más cifras, es que me pregunto, ¿no habrá otra forma de enseñar matemáticas en el colegio, que no obligue a los chicos a memorizar tablas de multiplicar y aprenderse las “recetas” para hacer cuentas?


Tal vez para los chicos sería más fácil entender las matemáticas si los incitaran a investigar, a preguntarse por qué –por ejemplo– el número que está en la hilera de las unidades le tiene que “pedir uno” al que está en las decenas.

Se me ocurrió que una buena forma de ayudar a los chicos a asimilar los conceptos matemáticos sería a través de cuentos. Lamentablemente no tengo la suficiente inventiva como para idear un cuento que, además de entretener, enseñe matemáticas. Supuse que alguien más lo habría hecho, pero no pude encontrar un libro de cuentos con contenidos matemáticos que fuera más allá de los conceptos básicos, como por ejemplo, los de clasificación.