2014-03-31

Imagen principal de la nota

La lechera, fábula de Samaniego

Llevaba en la cabeza
una lechera el cántaro al mercado
con aquella presteza,
aquel aire sencillo, aquel agrado,
que va diciendo a todo el que lo advierte:
¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!


Por que no apetecía
más compañía que su pensamiento,
que alegre le ofrecía
inocentes ideas de contento.
Marchaba sola la feliz lechera,
y decía entre sí de esta manera:

"Esta leche vendida,
en limpio me dará tanto dinero,
y con esta partida
un canasto de huevos comprar quiero,
para sacar cien pollos, que al estío
merodeen cantando el pío, pío"


2014-03-29

Imagen principal de la nota

El pequeño rey zaparrastroso, de Eduardo Galeano

Eduardo Galeano
Tarde a tarde, lo veían. Lejos de los demás, el gurí se sentaba a la sombra de la enramada, con la espalda contra el tronco de un árbol y la cabeza gacha. Los dedos de su mano derecha le bailaban bajo el mentón, baila que te baila como si él estuviera rascándose el pecho con alevosa alegría, y al mismo tiempo su mano izquierda, suspendida en el aire, se abría y se cerraba en pulsaciones rápidas. Los demás le habían aceptado, sin preguntas, la costumbre.


2014-03-26

Imagen principal de la nota

Por que sí

Hay ocasiones en que las explicaciones sobran. Y hay preguntas a las que, por toda respuesta, les alcanza con un "por que sí".


La otra vez le pregunté a mi mamá por qué el cielo es negro de noche.

Ella, que sabe de todo, me explicó que la Tierra le da la espalda al Sol durante la noche para taparlo y que no ilumine al cielo. Entonces el cielo se queda negro, así podemos dormir mejor y ver a las estrellas.

Le entendí perfectamente. Pero me surgió otro par de preguntas: ¿no es mala educación darle la espalda a alguien? ¿Acaso la Tierra es una maleducada por que le da la espalda al Sol?


2014-03-14

Imagen principal de la nota

Manuel, el contador de estrellas

Manuel contando las estrellas
Manuel contando las estrellas.

No, no se confundan, Manuel no es el que le lleva los libros contables a las estrellas de cine. Es un chico como todos, que tiene el deseo de saber cuántas estrellas hay en el cielo.



En las noches tranquilas, fresquitas, sin nubes, Manuel sale al balcón de su casa en quinto piso por ascensor (después de lavarse los dientes) y mira al cielo. Bueno, al pedacito de cielo que le dejan ver los edificios vecinos. Y cuenta las estrellas.

“Una, dos, tres, cuatro… cincuenta y siete. Sí señor, las estrellas del cielo siguen siendo cincuenta y siete”.

Manuel las tiene dibujadas en un mapa del cielo que hizo él solito. Algunas son más grandes, más brillantes, y otras más apagadas. Y siempre están en el mismo lugar. Las cincuenta y siete.


2014-03-04

Audiocuento: El libro de la selva, de Rudyard Kipling

El libro de la selva (en inglés: The Jungle Book), también llamado El libro de las tierras vírgenes, publicado en 1894, es una colección de historias escritas por el inglés nacido en India Rudyard Kipling, el primer escritor británico en ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1907. La historia, que fue inicialmente publicada en revistas entre 1893–1894 y que contaba en algunos casos con ilustraciones del padre de Rudyard, John Lockwood Kipling, se basa en cuentos de animales de la selva india que, de forma antropomórfica, plantean lecciones morales.

A continuación, el audio del cuento principal del Libro de la Selva: