2019-03-27

Imagen principal de la nota

La cigarra y la hormiga

La fábula de la cigarra y la hormiga es una de las más famosas fábulas de Esopo. Deja una importante enseñanza en favor del esfuerzo, el trabajo y la previsión.


A continuación encontrarás la famosa fábula de la cigarra y la hormiga, además de la biografía de su autor Esopo, un análisis de la moraleja y enseñanzas del cuento, la versión en inglés y las versiones en audiocuento y videocuento.



Indice del contenido:


Fábula de la cigarra y la hormiga
La hormiga trabajando, y la cigarra cantando.
* Fábula de la cigarra y la hormiga

* Autor (Esopo)

* Análisis

* Audiocuento

* Videocuento

* Una versión de la cigarra y la hormiga con un final alternativo

* The grasshoper and the ant (La cigarra y la hormiga en inglés)


Fábula de la cigarra y la hormiga


Durante el verano, la cigarra era feliz, cantando y cantando mientras el sol brillaba y las flores desprendían su aroma. Su vecina, la pequeña hormiga, pasaba el día entero trabajando, recogiendo alimentos y guardando provisiones para el invierno.

Fábula de la Cigarra y la Hormiga
Las trabajadoras hormigas y la cigarra.
-¡Buenos días señora hormiga! -le decía la cigarra a la hormiga todas las mañanas- ¿No te cansas de tanto trabajar? Ven, descansa un poco mientras canto algo para tí.
-Deberías dejar de holgazanear -respondía la laboriosa hormiga-. Mejor harías en recoger provisiones para el invierno.

Pero la cigarra se reía de los comentarios de su vecina.

Los días pasaron, y el verano llegó a su fin. Una mañana, la cigarra despertó sintiendo el frío intenso del invierno. Las hojas de los árboles habían caído, y el campo se cubría de un manto de nieve. La pobre cigarra vagaba por el campo, helada y hambrienta. Llegó entonces a la casa de la hormiga y se acercó para pedirle ayuda.

-Buenos días señora hormiga -saludó tiritando-. Tengo frío y hambre. ¿Me darías algo de comer? Tú tienes mucha comida y una casa caliente, mientras que yo no tengo nada.

La hormiga entreabrió la puerta de su casa y, mirando a la cigarra, le dijo:

-Dime algo, amiga cigarra, ¿qué hacías tú mientras yo madrugaba para trabajar, mientras yo procuraba mis provisiones con gran esfuerzo?
-Mientras yo cantaba bajo el sol -contestó la cigarra.
-¿Ah sí? Pues bien, si cantabas durante el verano, entonces ahora baila en el invierno.


La hormiga le cerró la puerta a la cigarra, quien aprendió su lección quedando a la intemperie en el invierno.

Autor (Esopo)


Esopo fue un escritor griego nacido alrededor del año 600 antes de Cristo (el año exacto se desconoce). Los propios griegos lo consideran el inventor de la fábula como género literario (haz clic aquí para averiguar qué es una fábula).

Esopo, autor de la fábula de La cigarra y la hormiga
Esopo
La biografía de Esopo está cubierta por hechos de ficción y fantasía, por lo que es poco lo que se sabe a ciencia cierta sobre su vida. El historiador Heródoto cuenta que Esopo fue un esclavo de un ciudadano de Samos.

Se cree que Esopo nació en Frigia, aunque también se dice que es originario de Tracia, Samos, Egipto o Sardes. Fue esclavo de un señor de Samos llamado Xanto (o Janto), quien eventualmente le dio la libertad. Debido al talento para la apología que tenía Esopo, el rey Creso lo llamó a su corte. Lo colmó de favores y lo envió a Delfos a consultar al oráculo, a ofrecer sacrificios en su nombre y a distribuir recompensas entre los habitantes de aquella ciudad. Pero Esopo, irritado por los fraudes y la codicia de los sacerdotes de Delfos, se limitó a ofrecer a los dioses los sacrificios enviados por Creso, y devolvió a este príncipe las riquezas que habían sido destinadas a los habitantes de Delfos.


La historia cuenta que los sacerdotes de Delfos, para vengarse de Esopo, escondieron en su equipaje una copa de oro consagrada al dios Apolo y lo acusaron de robo sacrílego, hecho que fue castigado arrojándolo desde lo alto de la roca Hiampa.

Los hechos históricos comprobables de la historia de Esopo aseguran que fue un esclavo y que viajó mucho con su amo, el filósofo Janto. También el episodio de su muerte es considerado verídico. El resto pertenece mayormente a la mitología.

Análisis de La cigarra y la hormiga


La fábula de la cigarra y la hormiga enseña a los niños el valor del trabajo y del esfuerzo. También habla de no holgazanear, de no confiar en que las situaciones favorables (en este caso, el verano) durarán para siempre. Esta fábula destaca también la importancia de ser previsores y tomar recaudos para cuando lleguen momentos más difíciles (el invierno).

Por otra parte, es importante destacar que, al igual que la cigarra y la hormiga, las personas tienen diferentes talentos y habilidades. Por ello, se debe respetar tanto a quien trabaja de obrero (como la hormiga de la fábula) como a quien trabaja de músico (al igual que la cigarra de la fábula), ya que tanto uno como otro se dedican a lo que saben hacer. Este aspecto del respeto por lo que cada uno hace nos motivó a escribir una versión de la fábula de la cigarra y la hormiga con un final alternativo.


¿Quieres saber qué es una fábula? La fábula es un cuento en el que los personajes principales son animales o cosas inanimadas, que presentan características y comportamientos propios de los humanos. Las fábulas siempre dejan una enseñanza moral (una moraleja) que, por lo general, aparece expresada en el desenlace de la historia.

Personajes principales: la cigarra y la hormiga (son los únicos personajes)

Audiocuento de La cigarra y la hormiga


A continuación podrás escuchar una narración de la fábula de la cigarra y la hormiga. Se trata de una versión extendida, con distintas voces que interpretan a los personajes:


Videocuento de La cigarra y la hormiga

La fábula de la cigarra y la hormiga en video, con una bella narración acompañada por divertidos personajes campiranos en dibujos animados.


The Grasshopper and the Ant (La cigarra y la hormiga en inglés)


In a field, one summer day, a Grasshopper was hopping about, chirping and singing to its heart's content.

An Ant passed by, bearing along with great toil an ear of corn he was taking to the nest.


-Why not come and chat with me? -said the Grasshopper- Instead of toiling and moiling in that way?
-I am helping to lay up food for the winter -said the Ant-. And I recommend you to do the same.
-Why bother about winter? -said the Grasshopper-. We have got plenty of food at present.

But the ant went on its way and continued its toil.

When the winter came, the Grasshopper had no food, and found itself dying of hunger, while it saw the ants distributing every day corn and grain from the stores they had collected in the summer.

Then the Grasshopper knew: it is best to prepare for the days of necessity.


Para seguir leyendo fábulas de Esopo: Cuento de la liebre y la tortuga





 
Credit top icon