2015-08-01

Imagen principal de la nota

Efemérides: 1° de agosto, día de la Pachamama

Hoy se celebra el día de la Pachamama, o Madre Tierra, la diosa adorada por los pueblos originarios de varios países latinoamericanos. Se trata de una celebración que se realiza para agradecer, pedir y bendecir los frutos que nos ofrenda la Madre Tierra.

Pachamama
Pachamama es, como todas las madres, generosa, amorosa y dadivosa. Pero (también como todas las madres) siempre pide algo de cariño en retribución. Por eso, cuando las personas le rendimos culto y le ofrendamos parte de los frutos que recogemos de su seno, nos retribuye con abundancia. Pero si nos olvidamos de ella, se vuelve vengativa y nos castiga con heladas o tormentas devastadoras.

Por eso en las regiones donde la creencia está más arraigada, le hacen ofrendas todos los días del año. Así­ se ven montí­culos de piedras a los costados del camino, en las altas cumbres, que son las formas de darle las gracias a la Pachamama. Allí­ se colocan las ofrendas que consisten en hojas de coca, o en tabaco para fumar, o en algún trago de chicha bien fermentada, que son las cosas que (según parece) más le gustan a Doña Pacha.


La leyenda menciona que agosto es el tiempo de adoración a la Madre Tierra, época de agradecimiento por las cosechas y el buen tiempo, por los animales y la abundancia del suelo. Por eso, el primer día de este mes se revive el ritual de gratitud a la tierra, un rito que sobrevivió a la colonización española y traspasó fronteras.

Los rituales de esta tradición fueron variando con el tiempo, tomando distintas formas y enriqueciéndose con los legados culturales, históricos y sociales de diferentes comunidades. Es así que de acuerdo a las costumbres ancestrales de cada pueblo, cambia el modo de celebración.

La leyenda
Cuenta la leyenda que hace miles de años, en el cielo surgió la rivalidad entre dos hermanos por el amor de una atractiva y encantadora joven de nombre Pachamama. Ella elige por esposo a Pachacamac  motivando la rebeldía de Wakon ( Dios del Fuego, Dios del Mal ), quien es expulsado del reino celestial por designio de todos los dioses. Lleno de ira, Wakon ocasiona desastres en la tierra: sequías e inundaciones, hambre y muerte.



Conmovido por el efecto devastador de la furiosa descarga de cólera y odio de su hermano contra el mundo, Pachacamac desciende del cielo y vence a  Wakon en una feroz pelea, restableciendo el orden en el planeta. Entonces, como seres mortales, Pachacamac y Pachamama reinaron en la tierra, mientras el rendido Wakon fue desterrado, condenado a vivir en la sombra, en cuevas de las montañas más lejanas, con la advertencia de no regresar jamás.

La pareja divina tuvo dos gemelos, varón y mujer, llamados Wilkas; pero la felicidad se cortó abruptamente cuando Pachacamac cae al mar de Lurín (Lima ) y muere ahogado, quedando convertido en una isla. El silencio y las tinieblas cubrieron el mundo.   Pachamama y sus niños vagan sin rumbo en la noche interminable, teniendo que esconderse a menudo de enormes monstruos. Cuando se hallaban por las tierras de Canta (sierra de Lima), vieron una pequeña luz de fuego en las alturas y no dudaron en ir hacia ella, ignorando que esa única luz de esperanza provenía de la cueva de Waqon.

Al llegar, cuentan sus penurias y reciben la ayuda de un desconocido Wakon; éste se las ingenia para quedarse solo con la bella Pachamama — envía a los pequeños a traer agua en una vasija rajada — y trata de seducirla, pero ella lo rechaza.  Sumamente encolerizado Wakon la mata a golpes, la descuartiza y devora su carne, mientras el espíritu de Pachamama se aleja para convertirse en la cordillera de los Andes.

Al regresar con el agua.  los hermanos, miran por todos lados, buscan llorando a su madre, Wacon  se apura en decirles que ha salido y le ha pedido  que los cuide hasta su regreso. Wakon pretendía realmente devorárlos, después de engordarlos lo suficiente; felizmente, aparece el Huaychao ( ave andina que anuncia la salida del sol ) para contarles que su madre fue asesinada y devorada por su tío.
Los gemelos huyen, corren sin parar, temen a la muerte que viene tras ellos. En el trayecto, diversos animales ofrecen distraer al malvado perseguidor; avanzan y avanzan, demostrando valor, a pesar que sus delgadas piernas se van rindiendo; muy cansados ya, una zorra los oculta en su madriguera.

Al mismo tiempo, Wakon recorre velozmente los caminos, pregunta al cóndor, al jaguar, a la serpiente y a otros animales que va encontrando a su paso, pero ninguno le da una buena pista. Finalmente, se encuentra con la zorra, quien le dice que los niños vendrán si canta desde la montaña más alta, imitando la voz de Pachamama. Crédulo y poco sagaz, Wakon emprende una rauda carrera hacia la cumbre pero, faltando muy poco para llegar, pisa una piedra aflojada adrede por los animales y cae al abismo, ocasionando su muerte fortísimos temblores.



Los huerfanos sólo tienen a la zorra que hace lo posible para que no mueran de hambre, y aunque esta se esfuerza alimentándolos incluso  con su sangre; viven tristes, sin tener siquiera alguna esperanza de que su suerte cambie. Pero como nada terrenal es eterno, pronto el destino los llevaría por un rumbo jamás imaginado.

Cierto día en que  salieron  al campo a recoger papas, en uno de los surcos  encontraron una oca grande en forma de muñeca y se pusieron a jugar con ella  hasta que se partió en pedazos; desconsolados se quedaron dormidos. Su padre Pachacamac que los miraba  desde el cielo sintió la más profunda pena y en ese instante decidió llevarlos junto a él.

Al despertarse, la niña contó a su hermanito que tuvo un sueño en el que  tiraba su sombrero y ropas al aire y arriba se quedaban, ella estaba acalorada y él no supo qué decirle. Sentados al borde de la chacra, ambos se hallaban confundidos, contrariados, tratando de interpretar el sueño, cuando de repente vieron bajar del cielo dos cuerdas doradas; se miraron sorprendidos y, empujados más que nada por la curiosidad, decidieron treparse en ellas y subir para saber hacia dónde conducían. El ascenso fue sencillo, porque las cuerdas se recogían suavemente como si alguien estirará de ellas; los niños llegaron al cielo y no tardaron en experimentar la felicidad absoluta, al encontrar vivo a su amoroso padre Pachacamac, quien los premió dándoles un lugar de privilegio en su reino, quedando transformados en el Sol y la Luna. Así  terminaba  la época de oscuridad total en la tierra, dando paso al día y la noche.


También te puede interesar: