2019-12-16

La bella y la bestia

Cuento infantil de La bella y la bestia

La historia de La bella y la bestia ha adquirido gran popularidad luego de que fuera llevada al cine y a la televisión, en diversas versiones (románticas, dramáticas, humorísticas, animadas, etc.). Los orígenes de la historia de La bella y la bestia se remontan a la época del renacimiento.



Cuento infantil de La bella y la bestia
La Bella y la Bestia

El cuento infantil de La bella y la bestia es un clásico indiscutido de la literatura mundial para niños y jóvenes. Es un cuento popular cuyos orígenes se desconocen. La primera versión conocida de la historia apareció en el libro “Le piacevoli notti”, del escritor italiano Gianfrancesco Straparola. A continuación compartimos un resumen de la historia, su origen, sus autores, su significado y un video del cuento.

Índice:

* Resumen
* Origen
* Significado
* Autor
* Video

Resumen del cuento de La bella y la bestia

Un mercader era dueño de una gran fortuna y tenía seis hijos: tres varones y tres mujeres. La menor de las niñas era tan hermosa que desde muy pequeña se la conoció con el simple nombre de “Bella”. No sólo era la más bonita, sino también la más bondadosa.

Un día, el mercader recibió la trágica noticia de que sus barcos habían naufragado, y por tal motivo había quedado en la ruina. Todo lo que le quedaba era una pequeña casa con unos terrenos en el campo. Sus hijos estaban tan mal acostumbrados a las comodidades de la riqueza que no querían siquiera pensar en trabajar la tierra. Sólo Bella estaba dispuesta a hacer cualquier trabajo, por duro que fuera.


Al pasar un año, la situación del mercader mejoró, ya que uno de sus barcos había conseguido llegar al puerto con la mercancía. El mercader partió enseguida hacia allí y al despedirse de sus hijos les preguntó qué querían que les trajera del viaje. Todos le pidieron valiosos regalos, salvo bella, que le dijo:

-¿Podrías traerme una rosa? Tu caballo estará demasiado cargado con tantos regalos...

Cuando el mercader llegó al puerto, se enteró de que todas sus mercancías habían sido robadas. Entristecido, emprendió el viaje de vuelta a casa. Al caer la noche, se perdió en el bosque que tenía que atravesar. Entonces vio a lo lejos un gran palacio. Se acercó y llamó a la puerta, pero al no contestar nadie, decidió entrar.

Se sorprendió al encontrar los salones iluminados y el comedor lleno de comida. Sació su hambre y se fue a acostar al dormitorio más grande. Al día siguiente, se encontró con un jardín lleno de rosas y, recordando el pedido que le había hecho su hija Bella, tomó una flor. En ese instante apareció una horrible bestia.


-¿No te basta con comerte mi comida y dormir en mi cama? ¿Ahora también robas mis flores? ¡Morirás por esto! -dijo la bestia con una fuerte y ronca voz.- Sólo quería llevarle una flor a mi hija... -¡Ella puede morir por ti! -gruñó la bestia-. Vuelvan a mi casa, tú o tu hija, dentro de tres meses.

Bella, advertida por un hada buena, acudió al palacio de Bestia, a pesar de las súplicas de su padre para que no lo hiciera. Extrañamente, Bestia trató a la hermosa joven con mucho cariño, dejándole todo el palacio a su disposición. Sin embargo, la presencia del monstruo la ponía nerviosa. La primera noche en el palacio lloró llena de terror. Pero en sus sueños vio a un guapo príncipe que le pedía que se casara con él.

A la mañana siguiente, Bestia se le acercó diciéndole:

-No te haré daño. Pídeme lo que quieras.

Interpretación teatral de La Bella y la Bestia
Un interpretación teatral
Bella lo miraba asustada. Pero con el paso de los días, sus temores desaparecieron, pues Bestia era muy agradable con ella.

Un día, Bestia le preguntó a Bella si quería casarse con él. Aunque Bella se negó, desde hacía un tiempo ya no le era tan desagradable la compañía del monstruo.

Luego Bella tuvo un sueño en el que veía a su padre enfermo en casa. Entonces se acercó a Bestia suplicándole que la dejara ir a verlo.

-Ve, pero vuelve dentro de una semana o moriré de pena -dijo Bestia con tristeza.

Al día siguiente un caballo blanco esperaba a Bella para llevarla a su casa. Sus hermanos le dieron la bienvenida con abrazos y su padre se curó rapidamente con su presencia. Bella pasó unos días maravillosos con su familia, hasta que una noche en un sueño vió que bestia se moría de pena.


Asustada, montó en su caballo y corrió hacia el palacio.encontró a bestia tumbado en el jardín casi no podía respirar-lo siento, bestia -lo acarición con cariño.los ojos de bestia se abrieron y dijo:

-Por última vez te lo pregunto, ¿quieres casarte conmigo?
-Sí, me casaré contigo -respondió bella, sabiendo que bestia tenía un gran corazón.

Apenas dijo estas palabras, una deslumbrante luz rodeó a Bestia y se convirtió en un atractivo príncipe, el mismo que Bella veía en sus sueños.
-Mi hermosa Bella, soy un príncipe condenado a tener apariencia de un monstruo hasta que una hermosa joven aceptara casarse conmigo -dijo emocionado.

Pronto se casaron y vivieron muy felices.


Origen del cuento de La bella y la bestia

Desde el siglo XVI, el cuento de la bella y la bestia circula por toda Europa. Inicialmente se transmitía tanto en forma oral como escrita, y su popularidad se elevó notablemente en las últimas décadas gracias a sus adaptaciones al cine.

La primera versión escrita que se conoce del cuento de la bella y la bestia es la que aparece en el libro de cuentos Le piacevoli notti, del escritor italiano renacentista Gianfrancesco Straparola. Dicho libro apareció en el año 1550. Otros autores, como Giambattista Basile, también publicaron variantes de la misma historia.

El cuento de la bella y la bestia tal como lo conocemos hoy apareció publicado por primera vez en el año 1740, en La jeune américaine et les contes marins, de la escritora francesa Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. En el libro, una anciana narraba una serie de relatos durante un largo viaje por el mar. Villeneuve escribía cuentos de hadas basados en el folclore europeo, para distracción de sus amigos y conocidos.

La Bella y la Bestia, Cuento infantil
Versión antigua de la historia
Otra versión pertenece a la aristócrata francesa Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, quien habiendo emigrado a Inglaterra en 1745, empezó a trabajar como profesora y escritora de libros sobre educación y moral. Luego de leer la novela de Villeneuve, la abrevió y la publicó en 1756 como parte de una colección de historias educativas para sus alumnos. En la versión de Beaumont, muchos de los detalles escabrosos de la historia original fueron suprimidos.

Hay quienes dicen que el cuento de La Bella y la bestia se inspiró en una historia real: la historia de Petrus Gonsalvus, quien padecía Hipertricosis, un trastorno que produce crecimiento anormal del pelo en el rostro y en otras partes del cuerpo. Gaonsalvus fue recibido en París bajo la protección del rey, y se casó con una bella mujer parisina llamada Catherine.


Significado del cuento de La Bella y la Bestia


El cuento de La bella y la bestia simboliza la animalidad que forma parte de la condición humana. En muchos cuentos populares e historias mitológicas se habla de un príncipe convertido en animal o en monstruo, quien logra recuperar su forma humana gracias al beso y al amor de una doncella.

En un plano más profundo, el cuento de La bella y la bestia puede hacer referencia a la llegada de una niña a su mayoría de edad y al descubrimiento de su sexualidad. En la historia, Bella se enfrenta a la comparación entre el amor de su padre -un amor puro, paternal- con el deseo animal de la bestia, el cual percibe como algo perverso. Recién cuando Bella es capaz de asimilar la sexualidad en forma adulta, puede alcanzar la felicidad. Otra variante de este concepto es que el sentimiento de la Bestia es primitivo y brutal, pero el amor de la mujer lo transforma en algo humano y moderado. En el cuento, tal transformación se simboliza con la metamorfosis de la Bestia en un príncipe.

Otras interpretaciones de la historia de la bella y la bestia hablan de una crítica a los matrimonios por conveniencia. En el ámbito en donde se originaron las primeras versiones de la historia, tales acuerdos nupciales eran algo común. En el cuento se observa una metáfora de la unión por conveniencia de una chica joven con un hombre bastante mayor que ella. En La bella y la bestia aparece una crítica a esas costumbres, pero a la vez se la reivindica, mostrando que si las mujeres buscan en el corazón de sus maridos, pueden encontrar a un ser bondadoso que se esconde tras la apariencia de una bestia.


Autores del cuento de La Bella y la Bestia


Del autor original, Gianfrancesco Straparola, se cuenta con escasa información. Incluso se cree que su nombre puede ser sólo un seudónimo. La colección de historias Le piacevoli notti (Las noches agradables), en donde apareció por primera vez la historia de la Bella y la bestia, apareció en Venecia en dos partes, publicadas respectivamente en 1550 y 1553. Esta obra cuenta con 75 historias provenientes de fuentes diversas.

Gabrielle-Suzanne de Villeneuve, autora de la versión que conocemos actualmente, vivió en París entre los años 1685 y 1755. Escribió numerosos cuentos de hadas y novelas. De estas últimas, La Jardinière de Vincennes (publicada en 1753) se considera su obra cumbre y su mayor éxito comercial.

Jeanne Marie Leprince de Beaumont, autora de la versión más difundida del cuento infantil de La Bella y la Bestia, vivió en Francia entre los años 1711 y 1780. Trabajó como institutriz en la corte de Lorena, donde desempeñó funciones de dama de compañía y de profesora de música. Comenzó a escribir desde muy joven y viajó a Londres, donde fundó un periódico para jóvenes, donde se trataban temas literarios y científicos, y una escuela para niños. Escribió más de setenta libros: el primero fue una novela, El triunfo de la verdad (publicada en 1748), aunque se hizo célebre principalmente por sus libros de cuentos. En uno de ellos, El almacén de los niños (publicado en 1757), apareció su versión de La bella y la bestia.


Video del cuento de La Bella y la Bestia




Te sugerimos leer también:

Hansel y Gretel

El lobo y los tres cerditos

Los cuentos de Hans Christian Andersen




 
Credit top icon