2019-05-10

Imagen principal de la nota

“La cena está servida”, un cuento con oraciones en voz pasiva

Cuento con oraciones en voz pasiva - La cena está servida
"La cena está servida"

Te presentamos un cuento con abundantes ejemplos de oraciones en voz pasiva.


En este cuento hay 7 oraciones con verbos en voz pasiva. Están todas señaladas con resaltador amarillo, a excepción de una. Te proponemos que averigües cuál es la que falta señalar.


Los invitados al banquete esperaban ansiosamente en la antesala del salón comedor. Los ruidos de estómagos vacíos se escuchaban cada vez con mayor fuerza.


De pronto, se abrió la puerta de par en par. El mayordomo apareció en el umbral y dijo a viva voz: “La cena está servida”.

Instantáneamente, los comensales se desplazaron hasta el salón comedor, acompañando su paso con expresiones de alivio.

El primer plato, un consomé de ave, fue devorado rápidamente. Pero los comensales seguían hambrientos. Las canastas de pan, ubicadas en el centro de la mesa, fueron atacadas apenas se vaciaron los platos.

Entre cuchicheos, los comensales se preguntaban cuál sería el segundo plato. La respuesta no se hizo esperar.

El mayordomo ingresó al salón acompañado por cuatro ayudantes, que llevaban cada uno tres platos. En cada uno ellos se lucía una brillante pata de pavo. La pieza estaba acompañada por judías verdes y puré de calabaza. Sonrisas de satisfacción se dibujaron en las caras de todos los comensales.


La alegría reinó en el salón. La comida fue acompañada por un exquisito vino blanco. La charla se fue tornando cada vez más animada.

Satisfechos, los comensales estaban terminando de comer y no sentían apuro por pasar a los postres. Finalmente, el último par de cubiertos fue depositado en el plato. Luego, el mayordomo ordenó a sus ayudantes retirar la vajilla y comenzar a servir los postres.


El personal se retiró mientras los comensales disfrutaban de los budines, tortas y helados. Volvieron en cuanto dejaron de comer. “El café será servido en el salón contiguo”, anunció el mayordomo.

Todos los invitados al banquete se trasladaron al salón contiguo, donde se acomodaron en sillones y sofás. El mayordomo y sus ayudantes les acercaron tazas de café y pequeñas copas de licores.

Finalmente, el anfitrión apareció para acompañarlos. “Espero que hayan pasado una agradable velada”, les dijo a los invitados. “Y no se preocupen por pagar ahora. La cuenta les será enviada a sus respectivos domicilios”.

¿Encontraste la oración en voz pasiva que falta señalar? La respuesta, aquí.


Voz pasiva y voz activa


Para pasar una oración de voz activa a voz pasiva se agrega el verbo “ser” (en pasado, presente o futuro, según el tiempo de la oración) y se lo acompaña por el pasado participio del verbo de la oración en voz activa. Además, el sujeto de la oración en voz activa se convierte en el complemento agente de la oración convertida a voz pasiva, y el objeto directo de la oración en voz activa, en el sujeto pasivo (no es el que ejerce la acción, sino que la acción es ejercida sobre él) de la oración en voz pasiva. Por ejemplo, para convertir la oración Yo te daré la ayuda que necesitas, hay que convertir el sujeto, “Yo”, en complemento agente, “por mí”; el objeto directo, “la ayuda que necesitas”, en sujeto pasivo, y el verbo, “daré”, en su pasado participio precedido por el verbo ser, “será dada”. Entonces, la oración convertida a voz pasiva queda así: La ayuda que necesitas te será dada por mí.

Para convertir a voz activa una oración en voz pasiva, se debe hacer el camino inverso. Por ejemplo, si se pasa a la oración del cuento anterior “La comida fue acompañada por un exquisito vino blanco” a voz activa, el sujeto, “la comida”, se convierte en objeto directo; el verbo ser desaparece; el pasado participio, “acompañada”, se convierte en verbo, y el complemento agente, “un exquisito vino blanco” pasa a ser el sujeto: “Un exquisito vino blanco acompañó a la comida”.

Las oraciones con sujeto tácito pueden convertirse a voz pasiva sin necesidad de agregar un complemento agente. Por ejemplo, la oración Al presidente lo aclaman en todo el país, al no tener sujeto explícito, se pasa a voz pasiva de la siguiente manera: El presidente es aclamado en todo el país (no hay complemento agente).


Cuándo no debe o no puede usarse la voz pasiva


No cualquier oración puede pasarse a voz pasiva. Por ejemplo, las oraciones con verbos intransitivos (aquellos que no llevan complemento directo; ejemplos: ir, venir, existir, suceder) no pueden pasarse a voz pasiva. Claramente, la oración “Augusto volvió de la escuela” no puede convertirse a voz pasiva.

Después, hay muchos verbos transitivos que en teoría admiten la voz pasiva, pero en la práctica no se usa. Por ejemplo, tiene mucho sentido decir en voz activa: “La fe obra milagros”, pero carece de sentido expresarla en voz pasiva: “Milagros son obrados por la fe”.

Video-tutorial sobre voz pasiva


En este video de AulaFacil.com se explica el uso de la voz pasiva. También se detalla cómo cambian los componentes de la oración al pasar de voz activa a voz pasiva.


Esperamos que te haya gustado este cuento con oraciones en voz pasiva y que los ejemplos te sirvan para hacer la tarea y para estudiar. Si es así, déjanos tus comentarios y comparte este cuento en tus redes. ¡Hasta la próxima!

Te sugerimos leer también:


Frases célebres de Don Quijote

Vocabulario de Don Quijote

En la madrugada, un cuento en primera persona





 
Credit top icon