2018-10-15

Imagen principal de la nota

Santa Teresa y el día de las escritoras

Santa Teresa de Jesús
Santa Teresa de Jesús

Desde el año 2016 se celebra el día de las escritoras para dar visibilidad al trabajo de las mujeres en la literatura y combatir la discriminación que han sufrido a lo largo de la historia. Santa Teresa es la referente de esta celebración, por ser dueña de un fervor literario capaz de resistir censuras e imposiciones.

El mundo literario tiene una deuda con las mujeres escritoras anteriores al siglo XIX, ya que rara vez ellas aparecen mencionadas en los manuales de estudio y en los programas de historia literaria de las universidades españolas. En el siglo XIX, las mujeres escritoras debían publicar sus trabajos con seudónimos masculinos para ser tomadas en serio. Por ejemplo, Émily Brontë debió publicar su novela Cumbres Borrascosas bajo el seudónimo de Ellis Bell, puesto que de lo contrario ningún editor se hubiera atrevido a publicarla.

La deuda con las mujeres literatas se nota también en el desfasaje entre géneros existente en los distintos reconocimientos que hace el mundo literario a sus cultores. Sin ir más lejos, sólo 14 mujeres han ganado el el premio Nobel de literatura en 115 años.


La fecha elegida para la conmemoración del día de las escritoras es el lunes más cercano al 15 de octubre, festividad de Santa Teresa.

Santa Teresa de Jesús, la escritora
La obra literaria de Teresa de Jesús estuvo centrada en la poesía lírico-religiosa. Dotada de un gran entusiasmo, no quiso limitarse a los libros sagrados, lo que hizo que sus versos fueran más originales, de estilo ardiente y apasionado.

Teresa transmitió en forma espontánea sus experiencias personales. A partir de los 41 años transmitió sus fuertes y vivas experiencias místicas, a las que sus confesores calificaron como imaginarias o, en algún caso, demoníacas, aunque Teresa confiaba en su origen divino por el resabio de paz que le dejaban, además del refuerzo de sus virtudes y el anhelo de servir a Dios y al prójimo.


Por lo antedicho, la Inquisición vigiló de cerca los escritos de Teresa. Muchos de sus textos están autocensurados, temiendo dicha vigilancia. Uno de sus manuscritos fue quemado por ella misma, por orden de su confesor, en una época en la que estaba prohibida la difusión de las Sagradas Escrituras en lengua romance.

Algunas de nuestras escritoras favoritas

María Elena Walsh

Elsa Borneman

Juana de Ibarbourou


También puede interesarte: