2018-08-17

Imagen principal de la nota

La historia del huevo de Colón

Al volver de su viaje de descubrimiento a las “Indias” (todavía no se sabía que en realidad se trataba de otro continente), Colón recibió críticas por lo poco meritorio de su aventura; se decía que lo único especial que había hecho era haberse atrevido a viajar hacia el oeste más lejos que cualquier otro navegante. Cuenta la leyenda que Don Cristóbal respondió a esas críticas poniendo un huevo de pie sobre la mesa. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

Huevo de Colón
Hay ciertas cosas que, una vez que se sabe cómo se hacen, parecen fáciles, pero hasta que no nos enseñan a hacerlas bien, parecen imposibles. Eso es lo que quiso demostrar Colón cuando lo criticaron por no haber hecho nada especial con su supuesto viaje a las indias.

Muy enojado con quienes lo criticaban, Colón pidió que le trajesen un huevo y desafió a los presentes a ver cuál de todos era capaz de lograr que el huevo se quedara parado sobre la mesa.


Muchos de ellos lo intentaron, pero después de darle muchas vueltas y fracasar cuando el huevo rodaba hacia algún costado, se rindieron y le dijeron que era algo imposible de hacer.



Entonces Colón agarró el huevo y, con un golpecito, acható uno de sus extremos. Al apoyarlo en la mesa sobre el extremo achatado, el huevo quedó perfectamente parado.

A partir de esa anécdota (de la cual no se puede demostrar su veracidad), cada vez que se habla del "huevo de Colón" se hace referencia a algo que aparenta tener mucha dificultad, pero al revelarse la forma correcta de hacerlo, parece sumamente fácil.

Con este argumento, Don Cristóbal señaló a los que lo criticaban que, después de que él hizo el viaje a las indias, éste parecía una cosa fácil, pero antes que él ninguno se había atrevido a intentarlo.


También puede interesarte: