2018-11-07

Imagen principal de la nota

Una Blancanieves no tan blanca

A los cuentos clásicos se les perdonan muchas cosas, si se considera que, en la época en que se escribieron, no existían conceptos tales como igualdad de géneros y de etnias.

Afiche obra teatral "Blanca como el barro"
El afiche de la obra.
Lo antedicho no impide que se los pueda reversionar para enmarcarlos en un presente en el que la blancura de la piel no es sinónimo de belleza, y la condición femenina no se traduce en fragilidad y delicadeza. Es lo que hizo el grupo teatral Refugio índigo con una particular versión de Blancanieves, titulada “Blanca como el barro”.

La obra se estrenará el próximo sábado 10 de noviembre. Se anticipa que será una versión de Blancanieves que tratará sobre “el fracaso de los paradigmas que perviven en los cuentos de hadas, y en especial, el de las princesas”; tal lo indicado por el anuncio de la obra.

También se anuncia que la obra estará compuesta por situaciones y personajes que se parodian a sí mismos, en una especie de rebelión contra las típicas adaptaciones infantiles de los cuentos clásicos.

Sin necesidad de emitir alerta de spoilers, podemos compartir un breve resumen del argumento:


Blancanieves es expulsada de su hogar y aprende a vivir en la oscuridad del bosque. La muchacha se encuentra sola y curtida por las inclemencias de la vida salvaje. Sus ropas sucias y andrajosas, al igual que su pelo enredado, ocultan su verdadera belleza. Pero ese camuflaje le es de ayuda para sobrevivir, puesto que, allí afuera, las fieras acechan.

La obra estará en escena el sábado 10 y el domingo 11 de noviembre en el salón auditorium Rafael Villagrán, Belgrano 1349, de la ciudad de Salta Capital.

La dirección está a cargo de Flavia Salim y Gustavo Vergara, mientras que la interpretación será llevada a cabo por un grupo de adultos "convencidos de que el humor y el juego son cosas serias", según lo explican los actores integrantes del grupo Refugio indigo.

Esperamos que tengan mucho éxito y que traigan la obra a alguna sala de Buenos Aires, así la podemos ver con nuestros propios ojos.


También puede interesarte: