2018-04-22

Imagen principal de la nota

¿De dónde viene la expresión “tirar manteca al techo”?

La expresión “tirar manteca al techo se usa comúnmente en Argentina para referirse al despilfarro y al derroche sin sentido. Por ejemplo, la frase “no estamos tirando manteca al techo, pero nos va bien” indica que se cuenta con suficiente dinero, aunque no tanto como para despilfarrar. El origen de la expresión se remonta a un adinerado personaje de Buenos Aires de principios del siglo XX, conocido popularmente como Macoco.

Martín Alzaga Unzué
Martín Alzaga Unzué
De las épocas de bonanza de Buenos Aires quedan edificios públicos deslumbrantes, palacios dignos de emperadores y monumentos de nivel artístico internacional. Cuando se construyeron esos edificios, palacios y monumentos, habitaba en Buenos Aires una élite de personas que disfrutaba de la riqueza sin importarle lo que ocurría en otros sectores de la sociedad.

Dentro de esa élite se destacó un personaje llamado Martín Máximo Pablo de Alzaga Unzué, más conocido por familiares y amigos como Macoco. Este personaje fue el inventor de un entretenimiento que consistía simplemente en tirar manteca hacia el techo de restaurantes y bares. Él mismo se encargó de contar cómo fue la invención que lo inmortalizó: “Aquello de ‘tirar manteca al techo’ lo inventé un día que estábamos en Maxim’s, donde yo invitaba a comer a mis amigos”. Maxim's es un muy tradicional restaurante de París.

El playboy explicó que el entretenimiento se le ocurrió cuando vio que en el techo de uno de los exclusivos salones había una pintura con el dibujo de unas valkirias con grandes senos sobresaliendo del escote. “Puse en un tenedor unos rulos de manteca y empecé a tirarle para embocar entre las tetas de esas mujeres; entonces se generó un torneo para ver quién acertaba”, recordó Macoco.

Con el tiempo, tirar manteca al techo se convirtió en un clásico de la diversión para los muchachos de buen pasar; dicen que hasta se hacían apuestas para ver cuál era el trozo de manteca que duraba más tiempo pegado al techo. De ahí que la expresión “tirar manteca al techo” se convirtiera en sinónimo de despilfarro extravagante.



También te puede interesar: