27 jul. 2010

Nuestra visita a la Feria del Libro Infantil y Juvenil

27/07/2010

sperar a las vacaciones de infier… digo, de invierno para visitar la feria no fue la mejor de las ideas. Pero no teniendo otra opción, fuimos igual, con la ingenua esperanza de que, siendo lunes, no hubiera tanta gente. Error; había muchísima gente, al igual que en cualquier otro evento para chicos que se lleve a cabo durante las vacaciones de invierno en Buenos Aires o alrededores. Además, una entrada de apenas $15 que pagan sólo los mayores (los niños de hasta 18 años entran gratis), es buen motivo para que la gente acuda en hordas junto con sus ociosos niños.

Hablando “off-the-record” con algunos expositores nos enteramos de que la feria tuvo este año algunos problemas en materia de infraestructura. Según parece, en años anteriores (no en 2009, cuando se canceló por la epidemia de gripe A) el evento se realizó en el bloque principal del centro municipal de exposiciones (el de Figueroa Alcorta y Pueyrredón). Pero este año, dicho bloque estaba reservado para los talleres del Teatro Colón, por lo cual la Feria del Libro Infantil y Juvenil debió realizarse en un espacio anexo al centro de exposiciones, limitando sus posibilidades de infraestructura. Principalmente estas limitaciones se hicieron evidentes en dos aspectos: los baños, que eran químicos y escasos, y la falta de acceso a Internet en toda la feria. Ni siquiera el stand de Aula 365 Speedy contaba con acceso a Internet (lamentable). Pero hay que ver el lado positivo: esta falencia tecnológica al menos sirvió para que no perdieran protagonismo las verdaderas estrellas de esta feria, es decir, los libros.

La oferta de libros es muy variada y abundante (como corresponde). Hay de todos los tamaños, precios y colores. Cualquiera que busque cuentos, novelas, cómics, libros ed
ucativos, historietas, libros de chistes, o lo que sea, seguro lo encontrará en la feria y a precios ligeramente más bajos que los de las librerías.

Según en qué momento se visite, se puede tener la suerte de encontrarse con un autor firmando ejemplares, o algún famoso (como por ejemplo Pipo Pescador, Flav
ia Palmiero, Ileana Calabró) contando cuentos o realizando algún espectáculo. En nuestra visita, lamentablemente no tuvimos esa suerte.

Las actividades anexas constituy
en un atractivo adicional a los libros y sirven para entusiasmar a los chicos para que vayan a la feria. Estas actividades incluyen talleres artísticos, de ciencias, competencias de ajedrez, shows, presentaciones audiovisuales, etc. Pero claro, hay que hacerse a la idea de que cualquier actividad de la que quieran participar los niños requiere hacer colas de entre 15 y 45 minutos. Bueno, no todas. En el stand del aula del futuro (auspiciado por empresas como Exo, Intel y alguna otra) pudimos entrar sin esperar. Y valió la pena, por que nos mostraron cómo operar un brazo robótico por medio de una computadora, lo cual muestra a los chicos qué cosas pueden hacerse con la compu además de chatear y jugar. Según nos dijo uno de los encargados del stand, esos brazos robóticos están funcionando en más o menos 80 escuelas técnicas de la Argentina, en las que los alumnos pueden aprender (por ejemplo) cómo las computadoras ayudan a automatizar las industrias.

Lo de las aulas digitales, con sus computadoras “netboo
k” –esas que son como notebooks pero más chiquitas, y supuestamente el gobierno las va a repartir gratis, o más o menos, en miles de escuelas– y pizarrones virtuales, estuvo presente en muchos puntos de la feria. Los chicos y docentes pudieron apreciar los beneficios de estas tecnologías aplicadas a la educación primaria; beneficios que generan interrogantes y polémicas en el ámbito educativo, que escapan al interés de este blog.

La narración de cuentos es otro de los grandes atractivos de esta feria. En todo momento se pueden presenciar narraciones de cuentacuen
tos profesionales, contando y representando historias para chicos. Durante nuestra visita tuvimos la oportunidad de presenciar a la narradora Silvia Finder Gam, quien –con el auspicio de la Fundación El Libro– contó un cuento de María Elena Walsh. En nuestra humilde opinión de simples espectadores, nos pareció algo sobreactuada la narración, a tal punto que las entonaciones exageradas y la intercalación de canciones hacían perder el hilo de la historia. Pero claro, uno lo ve con visión de adulto por más esfuerzo que ponga en ponerse a la altura de los niños. Seguramente ellos disfrutaron la narración y asimilaron sus mensajes.
La feria seguirá con sus puertas abiertas hasta el próximo sábado 31 de julio. A modo de cierre del evento se realizará (el sábado a las 16:00) un concurso de disfr
aces (cosplay). Hay que anotarse enviando un mail a cosplay@el-libro.org.ar. ¡Rápido! por que la convocatoria cierra mañana miércoles 28/07. Más datos en esta página.




17 jul. 2010

Festival de historieta en la Feria del Libro Infantil

17/07/2010

l Festival de la Historieta, a desarrollarse mañana y el domingo desde las 14, será una de las actividades de mayor atracción en la Feria del Libro Infantil y Juvenil que, con la organización de la Fundación El Libro, continúa hasta fin de mes en el Centro Municipal de Exposiciones. El escritor Pablo de Santis participará en la inauguración de dicho festival, que incluirá encuentros con autores, talleres de dibujo, guión y humor gráfico, además de proyección de animaciones.

Entre los participantes estarán Carlos Trillo, Max Aguirre, Pablo Sapia, Liniers, El Bruno y Luciano Saracino. El Festival se desarrollará en las salas De las Escobas Voladoras y De los Talismanes.

La Feria es uno de los eventos más convocantes para los chicos en la ciudad, en especial con el comienzo de las vacaciones de invierno. Y entre los espectáculos previstos para este fin de semana están “El cocinero de Blanca nieves” por el Puro Grupo Teatro (hoy desde las 10) y “PatriotasHistoria de una revolución”, de Marisé Monteiro y Manuel González Gil, dentro del espacio del Ministerio de Cultura porteño (hoy desde las 15).

Para mañana se anuncia un espectáculo de títeres desde las 14.30, otro de danza con el Ballet América desde las 16 y a Gastón Recondo y Flavia Palmiero leyendo cuentos. El domingo se hará el taller de narración sobre el cuento “Atrapado en la playa” y el espectáculo musical “Historias del Placard”.

Fuente: La Razón


13 jul. 2010

Arrancó la Feria del Libro Infantil y Juvenil

e abrieron las puertas de la 20a edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil en el Centro de Exposiciones de la ciudad de Buenos Aires, y ya se han dado a conocer algunas de las novedades presentadas en ese ámbito.

La editorial Calibroscopio presenta dos novedades: “Ver llover”, de Germán Machado, ilustrado por Fernando de la Iglesia, y “Lo que quiere una mujer”, de Estrella Escriña, con ilustraciones de María Wernicke.

Ediciones Abran Cancha presenta también dos nuevos títulos: “La mujer de la casa sin puertas”, una novela de misterio de Franco Vacarini, y el libro “Déjame ser la negra María y otros cuentos”, de Adela Basch.

La Cámara Argentina del Libro (CAL) tiene en la feria un stand que reune a unas 20 editoriales, una de las cuales es Iamiqué, sello dedicado a la edición de libros que informan y educan, además de entretener. Iamiqué presenta en la feria dos nuevos títulos correspondientes a cuentos con lógica matemática: “El castillo de la bruja desordenada”, de Bo-Gum Cha y Sung-Ji Hong, y “¿A quién le toca el durazno?”, de Ah-Hae Yoon y Hye-Won Yang.

El Fondo de Cultura Económica, una editorial con un extenso catálogo de libros, presenta como una de las novedades en la feria el más reciente libro de Luis Pescetti, “Cartas al rey de la colina”.

7 jul. 2010

El cumpleaños del rey

Al bufón del reino le tocó la difícil tarea de elegir el regalo que le harían a su majestad el rey para su cumpleaños. Aunque la aceptó a desgano, tuvo una ocurrencia que lo hizo quedar bien parado ante toda la corte. 

Para lectoras y lectores de 8 años en adelante.

Otra vez se acercaba la fecha tan temida por todos en el palacio del Rey Juan Carlos. Faltaba menos de un mes para el cumpleaños de Su Majestad, y como ocurría todos los años, la corte estaba reunida en secreto para resolver ese dilema que tanto los preocupaba: ¿qué le regalarían al rey?

Era una cuestión particularmente complicada, puesto que Juan Carlos tenía todo aquello que deseaba (al fin y al cabo, era el rey). ¿Qué podía regalársele que no tuviera aún?

La reina Marta tomó la palabra.

–Primero que nada, tenemos que decidir quién se hará responsable este año de este tema tan acuciante.
–Yo no –se apuró a decir la princesa Teresa–. A mí me tocó ocuparme el año pasado. Además yo solita tengo que encargarme todos los años del regalo del día del padre, que también es bastante complicado.
–Y a mí me tocó el año anterior –dijo Osvaldo, el capitán de la guardia real–. Y no me fue nada fácil conseguir ese carruaje último modelo que Su Majestad tanto quería.
–Creo que ya todos hemos sido encargados del regalo real en alguna ocasión –argumentó Teodoro, el paje–. ¿O hay alguno entre nosotros que nunca lo ha hecho?
–¿Qué tal vos, bufón? –preguntó la reina, mirándolo fijo a Domingo, el bufón de la corte.
–¿Yo? –preguntó Domingo, con una cierta indignación–. Todos los años hago buenas sugerencias acerca de qué regalarle al rey, pero nunca son tenidas en cuenta.
–Tu sugerencia es la misma todos los años –objetó Teodoro–. Siempre sugieres regalarle un bote, y sabes bien cuánto temor le tiene al agua Su Majestad; temor que le impide subirse a cualquier cosa que flote. Por eso tu sugerencia es simplemente ignorada.
–Mide tus palabras, paje –se enojó Marta–. Tus declaraciones pueden considerarse traición a la corona. Su Majestad el Rey no tiene temor al agua; lo que ocurre es que nació desprovisto del don de la flotación. Además es bien sabido que Juan Carlos prefiere los terrenos elevados, lejanos a todo curso de agua, por razones estratégicas, es decir, para tener una vista panorámica de su reino. Pero no se hable más. Tú, bufón, serás este año el encargado del regalo. Tienes dos semanas. Y olvídate de regalarle un bote, barco, bajel o cualquier otro vehículo flotante, o serás desterrado para siempre del reino.

Dicho esto, la reina dio por terminada la reunión y ordenó que todos se retirasen de sus aposentos.

Domingo se quedó preocupadísimo. Menuda responsabilidad le habían asignado. ¿Cómo haría para ocuparse él solo de semejante asunto? El regalo del rey no debía tomarse a la ligera. En cada ocasión en que se le había regalado algo que no hubiese sido de su agrado, en los días posteriores al cumpleaños había estado notablemente deprimido, causando en consecuencia grandes desgracias para todo el reino.


Domingo pasó noches en vela buscando una idea para el regalo perfecto, pero no se le ocurrió nada. Finalmente optó por hacer lo que hacía cuando se sentía atribulado y no encontraba solución a sus problemas: caminar sin rumbo por las extensiones del reino, contemplando los paisajes y los animales que allí habitaban.

Se sentó junto a un lago, y miró. Observó cómo los caballos corrían a lo lejos, cómo las gaviotas volaban plácidamente, y cómo los patos nadaban sin esfuerzo, dejando surcos en la superficie del agua. También vio una corteza de alcornoque (el árbol de donde se obtiene el corcho) flotando sobre el agua y transportando a un grupito de hormigas. Estas últimas imágenes lo invitaron a una reflexión: el rey, el poderoso y magnánimo rey, depositario del poder de Dios sobre la tierra, era incapaz de vencer su miedo al agua (aunque la reina Marta lo negara). ¿Cómo era posible que unas humildes criaturas de la naturaleza pudieran hacer algo que el gran rey Juan Carlos no podía?

De pronto, una idea genial irrumpió en su mente. Ya sabía cuál sería el regalo perfecto para Su Majestad.

Enseguida se reunió con el sastre real y ambos pusieron manos a la obra. Trabajaron en secreto e incansablemente hasta que llegó el día del cumpleaños de Juan Carlos.

Domingo había preparado una gran fiesta junto al lago. Había un gran banquete, músicos, malabaristas, saltimbanquis, y cientos de invitados. Cuando llegó la hora de entregar el regalo, el bufón pidió al rey que se acercara al mirador que se elevaba sobre el lago, para que todos pudieran observar su alegría al recibir el obsequio. Y ordenó a dos lacayos que trajeran el gran paquete.

El rey se vio sorprendido al abrir el envoltorio. El regalo parecía ser un extraño, grande, abrigado y mullido chaleco sin mangas; un regalo poco oportuno para la época del año, teniendo en cuenta que faltaba poco para que la primavera dejara lugar al verano. A pesar de la benigna temperatura imperante, Domingo insistió para que el rey se probara la flamante prenda y que se la ajustara bien con todas sus cinchas, para asegurar que le calzaba correctamente. El rey no se sentía muy cómodo luciendo esa exótica vestimenta que se ceñía firmemente a su torso, pero de todos modos practicó un par de giros para que todos observaran cómo le quedaba, causando una ola de obsecuentes aplausos.

Mientras el rey daba sus vueltas y los aplausos resonaban, Domingo el bufón comenzó a realizar una serie de saltos y piruetas en torno a su majestad, que parecían destinadas a entretener a la muchedumbre, pero tenían un objetivo secreto. Tras realizar unas serie de gráciles movimientos, Domingo aterrizó sobre el rey, haciéndole perder el equilibrio y caer por encima de la baranda del mirador a las aguas del lago.

El pánico cundió entre todos los observadores. Hubo gritos, corridas y gente que se arrojó al agua para socorrer a su majestad. Pero Domingo se quedó impertérrito arriba del mirador, observando tranquilamente la escena y pidiendo que no cundiera el pánico.

–¡Relájese rey, no se hundirá! –le gritó Domingo a su majestad.


El rey, que braceaba y gritaba desesperado, de pronto se dio cuenta de que el bufón tenía razón. No se hundía. Ese chaleco relleno de corcho que había recibido como regalo tenía el poder mágico de otorgarle la capacidad de flotación que la naturaleza le había negado. Dejó de bracear y se relajó, haciendo caso a Domingo.

El asombro cundió entre todos los observadores al ver que el rey movía sus brazos en el agua y se desplazaba suavemente por el líquido elemento. Se escucharon nuevas olas de aplausos y ovaciones.

El rey quedó maravillado. No quiso salir del lago en todo el día, para poder recorrerlo de punta a punta, ya que definitivamente había perdido el miedo al agua. La reina, que al principio estuvo a punto de ordenar a sus guardias que llevaran al bufón a los calabozos, terminó felicitándolo por su osada e inteligente ocurrencia.

La verdadera historia de la invención del salvavidas es ligeramente diferente (en esta dirección puede leerse sobre ella). Pero, como moraleja, vaya esta recomendación: por locas que parezcan, no deben descartarse las ideas de ningún bufón, ya que pueden ser semilla de grandes inventos.

Descargar gratis el cuento "El cumpleaños del rey" en PDF

4 jul. 2010

¡Se viene la 20a Feria del Libro Infantil y Juvenil!

03/07/2010

sta vez con doble expectativa, ya que la edición 2009 debió suspenderse por culpa de la epidamia de gripe A. El lema de la próxima edición es “Encantados de leer”. La palabra encantados tiene en este lema múltiples sentidos. Por un lado, remite a un saludo cordial, al placer de conocer o encontrarse con alguien (en este caso, el encuentro entre un libro y su lector). Por otro lado, la palabra encantados remonta a los cuentos clásicos infantiles, donde los encantamientos jugaban un papel crucial. Y por último, hace referencia a la sensación de satisfacción que deja la lectura de un buen libro.

La feria se llevará a cabo del 12 al 31 de julio; la primera semana (del lunes 12 al viernes 16) el horario será de 9 a 18, y a partir del sábado 17, será de 11 a 20 los días de semana y de 14 a 20 los sábados y domingos. El valor de la entrada será de $15 para mayores de 12 años, y será gratuita para los niños de hasta 12 años, jubilados, docentes y grupos escolares que hayan solicitado la visita anticipadamente. Los alumnos que visiten la feria con sus escuelas entre el lunes 12 y el viernes 16 recibirán una entrada sin cargo para un adulto, la cual podrá ser utilizada exclusivamente un sábado o un domingo.

Además de venta y firma de libros, en las salas y stands se ofrecerán narraciones de cuentos, espectáculos, títeres, música y magia. Habrá talleres de ajedrez, dibujo, magia, ciencias, armado de libros, teatro, etc. También se llevarán a cabo concursos de ilustración, de cuentos y de cómic para chicos y jóvenes, y un concurso de microrrelato para docentes.

Otras actividades especiales de la feria incluyen un encuentro de profesionales del libro infantil y juvenil (el 19 y 20 de julio), jornadas para docentes y mediadores de lectura (el 21, 22 y 23 de julio) y un foro de promoción del libro y la lectura (24 de julio).

Desde estas páginas intentaremos realizar una cobertura periodística del evento (en la medida en que nos lo permitan nuestras actividades cotidianas).

Sitio oficial de la feria del libro infantil y juvenil