Mostrando entradas con la etiqueta Antoine de Saint-Exupéry. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Antoine de Saint-Exupéry. Mostrar todas las entradas

2012-06-30

100 años del nacimiento de Saint-Exupéry

Ayer se cumplieron 112 años del nacimiento de Antoine de Saint-Exupéry. Para recordarlo, un diálogo extraído de “El principito”:

–¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?
–Me sirve para ser rico.
–¿Y de qué te sirve ser rico?
–Me sirve para comprar más estrellas.




2011-06-02

Detrás de los cuentos: El Principito

¿Cuáles son las cosas realmente importantes?

Esta pregunta se nos aparece en momentos críticos de nuestras vidas; por ejemplo, cuando está en juego nuestra propia supervivencia. Eso fue exactamente lo que le ocurrió al famoso escritor y piloto de aviones Antoine de Saint-Exupéry el 30 de diciembre de 1945, cuando junto con su navegador (André Prevot) debió realizar un aterrizaje forzoso en la parte de Libia del desierto del Sahara. Los aviadores estaban intentando romper el récord de tiempo de vuelo entre París y Saigón, pero el destino quiso darles una lección, enfrentándolos con la muerte.

Más de tres días estuvieron los hombres en el inclemente desierto, hasta que un beduino y su camello les salvaron la vida. En base a esta experiencia, Saint-Exupéry (que se pronuncia “exuperí”, ya que –como toda palabra francesa– es una palabra aguda, sin importar en dónde esté el acento) escribió su famoso libro El Principito, el cual relata una historia llena de sabias enseñanzas, plasmadas en metáforas que pueden dar lugar a distintas interpretaciones; justamente, el tema de las metáforas y sus interpretaciones se refleja en una parte de la historia en la que el co-protagonista (El Narrador), siendo niño, dibuja una boa que se engulló a un elefante (véase el dibujo de la izquierda). Cada vez que muestra este dibujo a un adulto, éste piensa que se trata de un simple sombrero, aunque el niño está convencidísimo de que la aterradora imagen representa a un elefante en la panza de una enorme serpiente.


 
Credit top icon