7 sept. 2017

"Mi amigo el mar", un cuento con sal y espuma

Cuando se lee un libro, está bueno saber qué lo inspiró, qué motivó a su autor a contar esa historia. La autora de Mi amigo el mar nos facilitó la tarea contándonos el nacimiento mismo de la idea de su libro.

Tapa Mi amigo el marA la escritora Magela Demarco y a su hijo Tobías les ocurrió algo terrible cuando se encontraban jugando en la playa: una ola se llevó uno de los autitos del pequeño. "Seguro es para llevárselo a algún niño a quien su mamá no puede comprarle juguetes", lo consoló Magela a Tobías.

"En lo profundo quería que él pudiera entender las cuestiones del desapego, de no aferrarse estáticamente a las cosas, porque la vida es movimiento", nos explica Magela, luego de haber publicado el libro Mi amigo el mar, inspirado por la historia del autito perdido. "La vida es un fluir constante y tenemos que aprender a ser más flexibles". Para reforzar esta idea, Magela y Tobías hicieron castillos de arena para ver cómo el mar se encargaba de transformarlos de nuevo en playa.

Nos encantó la historia de cómo un hecho que podría haberse resuelto con un simple "te compro otro autito" sirvió para ilustrar el fluir de las cosas y para practicar algo tan importante como el desapego y la aceptación.
Contratapa Mi amigo el mar
"El mar está vivo y a veces hace cosas… como quitar y devolver, alejar y acercar, y por supuesto, revolcarnos", reza la introducción de Mi amigo el mar. La historia trata de una nena que descubre que el mar puede llevarse cosas, pero también puede traer... juguetes, amigos y ¡hasta un novio para su mamá!

El texto aparece ilustrado por los dibujos de la genia Caru Grossi que representan escenas de playa con el mar azulado como protagonista. El texto es breve y está impreso en letras mayúsculas de imprenta, como para que los más chicos puedan leerlo sin inconvenientes, y vayan a dormirse con el arrullo marítimo de una historia con final feliz.

También te puede interesar: