27 ago. 2017

El texto teatral

El texto teatral se escribe para ser representado ante un público, es decir que sirve de base para la creación de una obra teatral. A continuación, las características del texto teatral, seguidas de "Cosas de brujas", una escena de una obra teatral.

Representación teatralCuando leemos un texto teatral encontramos que el mismo está escrito en forma de diálogo. Cada vez que un personaje comienza a hablar, se escribe el nombre, luego un punto o dos puntos y una raya larga de diálogo. Por ejemplo:

Maruja. –Felices (se tapa la boca).
Mamabruja. –¡Te mereciste un beso! (Se lo da).

Lo que aparece entre paréntesis son acotaciones, es decir, aclaraciones sobre cómo deben actuar o vestir los personajes, cómo debe ser la escenografía, la música, etcétera. Estas acalaraciones habitualmente aparecen entre paréntesis y con otro tipo de letra. Por ejemplo: (Lucifer muestra tímidamente su corazón).

Cuando el texto teatral se lleva a escena, el resultado es un hecho teatral. Esto es la representación de la obra en un escenario y frente a un público, llevada a cabo por un grupo teatral integrado por un director, actores, escenógrafos, musicalizadores, etcétera.

Obra: Cosas de brujas
Escena 1

Personajes: Brujeritas, Brujilda

(Brujilda está batiendo algo en una inmensa olla en la cocina. Brujeritas regresa enojada del colegio. Tiene una escoba y una mochila).

Brujilda. –Hola, monstruito de la familia.
Brujeritas. –Hola, Brujilda.
Brujilda. –Llegás temprano. Me agarraste haciendo una poderosa pócima para hacerme rulos en el cabello. ¿Pero vos no te ibas a espantar personas con tus amigos?
Brujeritas. –Sí, pero se me fueron las ganas.
Brujilda. –¿Qué pasó?

(Brujeritas tira la escoba y la mochila y se sienta)

Brujeritas. –Hay un chico en la escuela que me trata mal.
Brujilda. –¿Qué te hace?
Brujeritas. –Me carga por que vuelo mal en mi escoba, se ríe y me señala cuando cruzo el patio. Me dice que no soy una bruja de verdad, por que no sé volar. No lo soporto. ¿No podés hacer un hechizo para castigarlo?
Brujilda. –Podría hacer un brebaje para pegarle la boca o para ponerlo rojo como un morrón.
Brujeritas (entusiasmándose). –Sí, sí, o patas de pato, así yo me río de él.
Brujilda. –Aunque no lo voy a hacer. ¡No podés ir por el mundo hechizando a la gente!
Brujeritas. –¿Y qué hago?
Brujilda. –Puedo hacer el conjuro de ignoritum. Es el más poderoso de todos y pocos se animan a usarlo. Sirve para que no te moleste más lo que diga o haga el otro.
Brujeritas. –¿Pero él va a seguir riéndose?
Brujilda. –Sí, eso sí, aunque qué importa. Ahora andá a buscar las cosas para poner la mesa y traé la tarta de arañas que quedó en el horno.
Brujeritas. –Sí, Brujilda. (Aparte). Ignoritum, ignoritum... ¿Qué será eso?

(Brujeritas sale de escena).

También te puede interesar: