23 sept. 2016

De novelas, narraciones y narradores

Las novelas son relatos extensos que presentan mundos ficticios creados por la imaginación del escritor. Dado que son textos narrativos, necesariamente en la novela existe la figura del narrador (ficticia también), que es quien relata los hechos.

En una novela suelen convivir numerosos personajes, que son quienes viven una serie de sucesos, problemáticos o conflictivos, que deben ir solucionando. La novela es más extensa que el cuento, razón por la que suele dividirse en capítulos que relatan partes diferenciadas de la historia. Sin embargo, hay novelas cortas cuyas extensiones suelen ser semejantes a las de los cuentos largos.

novela autorPor ser un texto narrativo, en la novela se reconoce un inicio, un desarrollo y una culminación de los acontecimientos que involucran a los personajes. Y aparece la figura del narrador, que es el ser ficticio que relata los hechos (al leer una novela, uno se imagina la voz del narrador contando lo que va sucediendo).

Hay muchas clases diferentes de narraciones y narradores:

Narrador interno - narración en primera persona: en esta clase de relatos, el narrador se involucra en la historia como un personaje más, que puede ser protagonista o testigo:
  • Narrador protagonista: presenta el relato de forma autobiográfica; no sólo es un relato en primera persona, sino que además el tema del relato es su propia vida.
  • Narrador testigo o personaje: en el relato aparece como un personaje secundario, es decir, nos cuenta sólo lo que ve de los acontecimientos.
Narrador externo - narración en tercera persona: el narrador cuenta los hechos que le ocurrieron u ocurren a otras personas. Puede ser de distintos tipos:
  • Narrador omnisciente: conoce todo sobre los personajes que participan en la historia. Sus pensamientos, sentimientos, intimidades.
  • Narrador observador: lo ve todo y cuenta lo que ve, pero no conoce los pensamientos de los personajes.
  • Narrador editor: además de narrar, se toma la libertad de incluir su propia opinión sobre los personajes o sobre los hechos.
¿En qué se diferencia un cuento de una novela?
En el cuento, los personajes son pocos. En la novela, son muchos.
En el cuento, la historia es sólo una. En la novela, hay una historia principal y varias historias secundarias.
En el cuento, las descripciones son pocas. En la novela, muchas.
En el cuento, no hay una división de la historia. En la novela, hay una división en capítulos.


El tiempo de la historia
En toda novela, el tiempo de la historia es el lapso en el que transcurren los hechos. Hay novelas que se extienden durante toda la vida de un personaje o incluso durante largos períodos en los que se suceden las generaciones. Otras novelas relatan hechos que ocurren todos dentro de un mismo día.

Cuando en una novela se introduce una descripción, el tiempo literario se detiene por no haber acción de los personajes. El narrador se toma el tiempo para que el lector pueda hacerse una idea detallada de un escenario o de las características de uno o más personajes. El concepto opuesto sería la elipsis, que es un salto en el tiempo que elimina momentos irrelevantes para lo que se busca narrar. Por ejemplo, en una novela puede ocurrir una elipsis entre que un personaje se acuesta a dormir y se despierta.

No hay que confundir el tiempo literario de una novela con el tiempo del relato. Este último tiene que ver con la longitud de la novela, y se puede definir como el tiempo que llevaría leerla en forma ininterrumpida. Para reducir el tiempo del relato se recurre al resumen, que es una versión condensada de la historia, reducida a un menor conjunto de frases.


Para seguir leyendo...