29 abr. 2016

Cuento para pensar: tres sabios con sombreros

Nuestro cerebro es un vago por naturaleza, por que está diseñado para ahorrar energía cada vez que puede, utilizando conocimientos que ya tiene en lugar de pensar cosas nuevas. No debemos dejar que se salga con la suya; debemos estimularlo para que adquiera el hábito de generar nuevas ideas y usar la creatividad para resolver los problemas a los que se enfrenta.

Para chicas y chicos con ganas de usar la cabeza

Un rey estaba cansado de escuchar diferentes opiniones de sus tres sabios consejeros y decidió despedir a dos de ellos valiéndose de un acertijo. Solamente aquel que primero lo resolviese continuaría como consejero.

Tres sabios con sombreros
Los tres sabios y sus sombreros
El rey colocó a los tres sabios en fila y les dijo: "Dispongo de cinco sombreros, tres blancos y dos negros. Les colocaré a cada uno de ustedes uno de estos sombreros en su cabeza, de manera que puedan ver el sombrero del que esté adelante pero no puedan ver el suyo (el último sabio de la fila ve a los otros dos, el segundo sabio ve al primero y el primer sabio no ve a ninguno de los otros dos). El test consiste en adivinar el color del sombrero que llevan y explicar cómo lo han adivinado. Deben saber que si uno de ustedes contesta mal, ¡los echaré a los tres!"

Sin que lo vieran los sabios, el rey colocó a cada uno de los tres uno de los sombreros blancos y guardó los dos negros.

Empezó preguntando al último de la fila, que no respondió nada. Continuó preguntando al segundo, que tampoco respondió. Y cuando le tocó al primero (quien no podía ver los sombreros de los otros dos ni el suyo propio), éste respondió: "Majestad, con toda certeza mi sombrero es blanco".


¿Cómo lo supo?

Para ver la respuesta, cliquea aquí.