22 may. 2015

El cuento de las metáforas

Según Wikipedia, una metáfora es la sustitución de una expresión por otra cuyo sentido es figurado, y se usa en la literatura para describir algo mediante una analogía, con una finalidad estética. Lamentablemente, cuando a Google (o a cualquier otro buscador) le pedimos que nos traiga cuentos con metáforas, los resultados son cientos de historias que no contienen ni una sola metáfora. Pareciera que muchos confunden el concepto de metáfora con el de una enseñanza moral (quizás se les mezcla con el concepto de moraleja). Para aclarar el significado, escribimos el cuento a continuación, con verdaderas metáforas que aparecen resaltadas en amarillo. A su vez, resaltamos un símil en celeste, para que se note la diferencia con la metáfora. Haremos todo lo posible para que este cuento aparezca en los primeros lugares de las búsquedas, de forma tal que sea encontrado antes que las páginas que llevan por caminos equivocados. Estimados lectores de Puros cuentos, ¡corran la voz!

Para lectoras y lectores de 9 años o más

El ruido del despertador fue un taladro para los oídos de Benicio, sonando puntualmente a las 7:00 AM. El muchacho lo apagó, saltó de la cama y se vistió tan pronto como pudo. Su mente era un volcán de ideas y de ganas de hacer cosas.

Nubes de algodón al amanecer
Nubes de algodón al amanecer.
La combi se detuvo en la puerta de su casa, haciendo sonar su bocina a la misma hora de todos los días; precisamente a las 7:25. Subió al transporte y se alegró al ver que su butaca preferida (la de la primera fila, al lado de la ventanilla, del lado derecho) estaba libre. Se sentó y enseguida pegó su nariz al vidrio para mirar las maravillas que le esperaban en el viaje hasta el colegio.

Cuando la combi enfilaba hacia el Norte, Benicio creyó ver por su ventana que las nubes eran algodones de azúcar teñidos de anaranjado por el disco de fuego que asomaba por el horizonte.

16 may. 2015

Sábado, de Alfonsina Storni

Hoy es sábado, día ideal para identificarse con este poema de Alfonsina Storni.


Sabado alfonsina storniMe levanté temprano y anduve descalza
Por los corredores: bajé a los jardines
Y besé las plantas
Absorbí los vahos limpios de la tierra,
Tirada en la grama;
Me bañé en la fuente que verdes achiras
Circundan. Más tarde, mojados de agua
Peiné mis cabellos. Perfumé las manos
Con zumo oloroso de diamelas. Garzas
Quisquillosas, finas,
De mi falda hurtaron doradas migajas.
Luego puse traje de clarín más leve
Que la misma gasa.
De un salto ligero llevé hasta el vestíbulo
Mi sillón de paja.
Fijos en la verja mis ojos quedaron,
Fijos en la verja.

14 may. 2015

El bosque de los árboles-libro

La naturaleza es sabia, y siempre se las arregla para que las especies se adapten a su entorno. En este cuento, la madre naturaleza hace algo sorprendente: adaptar a los árboles a las necesidades del hombre, para que éste no necesite cortarlos.

Para niñas y niños de todas las edades.

LeñadorLos dos leñadores, Mauro y Vicente, se dirigían, como todas las mañanas, hacia la alameda, hacha en mano, para dar comienzo a una nueva jornada de corte de árboles.

Mauro se acercó al primero de los árboles marcados para el corte y preparó su hacha. Ya estaba haciendo el movimiento para comenzar a golpear el tronco cuando le pareció ver algo inusual en las hoj
as del álamo. Parecían marcas. Se acercó a una de las hojas para verla más detenidamente. Con sorpresa, descubrió que no eran marcas, sino letras. Miró otras hojas y lo mismo. Todas estaban escritas.

–¡Vicente, vení a ver esto! –gritó a su compañero.

–¿Qué pasa Mauro? ¡Más vale que sea importante! –protestó Vicente mientras se acercaba para ver qué había llamado la atención de Mauro.

–Mirá, estas hojas tienen algo escrito.

6 may. 2015

Los vendedores de zapatos (un cuento motivacional)

¿El vaso está medio vacío o medio lleno? Por lo general se usa la pregunta anterior para distinguir entre los que tienen una actitud optimista y una pesimista. Pero aunque al vaso se lo vea medio vacío, se puede tomar esa situación como una crisis que encierra una oportunidad; el vaso vacío es una oportunidad para rellenarlo con algo nuevo. Veamos este breve relato que ilustra cómo una actitud positiva es clave para aprovechar las oportunidades que se esconden detrás de cada crisis. Aquí, el post original de Gabriela Lardies en el sitio Vida Emocional.


Vendedor de zapatos
Vendedor de zapatos.
Hace mucho tiempo, dos importantes fábricas de calzado decidieron enviar sendos vendedores a África para evaluar las posibilidades de éxito que tendrían sus productos en ese continente.

El primero de los vendedores recorrió numerosos pueblos y vio que todo el mundo iba descalzo. Inmediatamente envió un telegrama a su jefe, diciendo:

"Vuelvo en el primer barco. Aquí nadie usa zapatos". Una semana más tarde llegó el segundo vendedor, el cual se encontró con la misma situación: sólo se veía gente descalza por las calles. Pero éste envió el siguiente telegrama a su empresa:

"Me quedo aquí. Perspectivas fabulosas. No tenemos competencia".