23 abr. 2015

Los trucos de Pixar para escribir buenos cuentos

Cuando pensamos en Pixar, nos vienen a la mente las más modernas animaciones 3D, con imágenes que ofrecen mayor realismo en cada nueva película y personajes cuyos gestos y movimientos los hacen parecer de carne y hueso. Pero solemos pasar por alto lo que Pixar hace mejor: contar buenas historias.
Emma Coats
Emma Coats

Emma Coats es en gran medida responsable de los éxitos de Pixar en la pantalla grande. Es una artista, pero su su principal talento no es la creación de dibujos o el diseño en 3D. Su especialidad es el arte de contar historias a través de los guiones de películas. Genialidades como Toy Story, Wall-E o Monsters, Inc. son obra de esta cuentacuentos que trabaja detrás de las cámaras o haciendo bosquejos sobre un storyboard (un guión gráfico). Y como todo buen artista, no se guarda su talento para sí misma, sino que lo comparte con todo aquel al que le interese.

Ese interés por compartir es lo que llevó a Emma a postular los 22 trucos básicos que hacen que una historia nos atrape, nos alegre y, cuando termina la película, no podamos esperar para contarle a todo el mundo lo buena que nos pareció. Esos 22 trucos fueron originalmente publicados en el blog de Emma y resultaron tan interesantes que rápidamente se esparcieron por toda la web. Nada más faltaba que alguien los tradujera al español. Así que aquí van, en una traducción amateur:

1. Admiramos más a los personajes por sus intentos que por sus éxitos.
2. Tenemos que mantener en mente qué es lo que nos interesa como audiencia, no lo que es divertido hacer como escritores. Ambas cosas pueden ser muy diferentes.
3. Plantear un tema es importante, pero no veremos de qué se trata realmente una historia hasta que estemos en el final de la misma. Entonces habrá que reescribir.
4. Había una vez ___. Todos los días, ___. Un día, ___. Por eso fue que ___. Entonces ___. Hasta que finalmente ___.

Personajes de Pixar

5. Simplificar. Enfocar. Combinar personajes. Saltar por encima de los desvíos. Creerás que estás perdiendo material valioso, pero es liberador.
6. ¿Qué es lo que tu personaje hace bien, con qué se siente confortable? Arrójale su opuesto. Desafíalo. ¿Cómo lo manejan?
7. Piensa el desenlace antes de terminar de definir el nudo de la historia. En serio. Los finales son difíciles, por eso es que hay que definirlos cuanto antes.
8. Termina tu historia, entrégala a tiempo aunque no sea perfecta. En un mundo ideal, se logran ambos, pero sigue adelante. Lo harás mejor la próxima vez.
9. Cuando estés bloqueado, haz una lista de lo que NO PASARÍA a continuación. Muchas veces, el material necesario para desbloquearte simplemente aparecerá.
10. Separa las historias que te gustan. Lo que te agrada de ellas es parte de ti. Debes reconocerlo antes de poder usarlo.
11. Ponerlo en papel te sirve para comenzar a corregirlo. Si se queda sólo en tu cabeza, aunque sea una idea perfecta, nunca la compartirás con nadie.
12. Descuenta la primera cosa que te venga a la mente. Y la segunda, la tercera, la cuarta, etc. Saca lo obvio del camino. Sorpréndete.
13. Dales opinión a tus personajes. Lo pasivo/maleable puede agradarte cuando lo escribes, pero es veneno para la audiencia.
14. ¿Por qué debes contar ESTA historia? ¿Cuál es la creencia que te quema las entrañas y se expresa a través de esta historia? Eso es el corazón del asunto.
15. Si fueras un personaje, en esta situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad otorga credibilidad a las situaciones increíbles.
16. ¿Qué hay en juego? Danos una razón para arraigarnos en el personaje. ¿Qué pasaría si no tienen éxito? Reúne las apuestas en contra.
17. Ningún trabajo es un desperdicio. Si algo no funciona, guárdalo y continúa con otra cosa. Más tarde le encontrarás alguna utilidad.
18. Debes conocerte a ti mismo: la diferencia entre dar lo mejor de ti y quejarse. Una historia es un testeo, no un refinamiento.
19. Las coincidencias que llevan a los personajes a tener problemas son geniales; las coincidencias que los sacan de problemas son trampa.


20. Ejercicio: toma las piezas básicas de una película que no te guste. ¿Cómo las reorganizarías para convertirlas en algo que sí te guste?
21. Debes identificarte con tus personajes y su situación, no puedes simplemente escribir algo "cool". ¿Qué es lo que te haría actuar de la forma en que lo hacen los personajes?
22. ¿Cuál es la esencia de tu historia? ¿La forma más económica de contarla? Si descubres eso, puedes construir a partir de allí.