16 abr. 2015

Ahora los cuentos vienen en cubos

Si hay cubos para hacer caldos instantáneos y para dar sabor a las comidas, ¿por qué no habría de haber cubos para crear cuentos instantáneos y para darles sabor a los momentos de ocio? Pues los hay, y tienen un nombre en inglés (aunque son independientes del idioma): Rory's Story Cubes. Son entretenidos, y sirven para estimular la imaginación de grandes y chicos.

Rory's Story CubesRory’s Story Cubes es un juego sencillo y elegante, con un concepto tan simple como original. Consta de 9 dados, cada uno de ellos con una imagen distinta en cada una de sus caras. Para jugar se tiran los dados todos juntos y se crea una historia con las imágenes que quedan en la cara superior de cada dado. Las partidas pueden organizarse como se desee; por ejemplo, se puede establecer que el primer jugador comience la historia eligiendo un dado y los siguientes la continúen eligiendo cada uno un dado diferente. En la página oficial del juego se encuentran distintas ideas sobre cómo organizar las partidas y qué reglas establecer (eso sí, las explicaciones están en inglés). Hay distintas versiones del juego, con diferentes colecciones de imágenes. Por ejemplo, hay una versión con imágenes de viajes, otra con acciones, y varias colecciones con mezclas variadas que obligan a forzar un poco la imaginación.

Con una colección de 54 imágenes se pueden formar más de 10 millones de combinaciones, por lo que la vigencia del juego es prácticamente infinita. El objetivo de las partidas no es ganar, sino pasar un rato divertido inventando historias que suelen derivar hacia lo absurdo y causar muchas risas.

En las instrucciones del juego dice que pueden participar entre 1 y 12 jugadores, aunque la verdad es que no existe un límite para el número de participantes, lo que lo hace tan apto para reuniones numerosas como para entretenerse uno mismo estando solo.


En cuanto a la edad, el fabricante dice que el juego es apropiado a partir de los 8 años. Sin embargo, cualquier niño que tenga cierto dominio del habla puede jugar, independientemente de su edad. Y vale la pena ver lo que los más chicos pueden imaginar con un conjunto de imágenes disconexas.

El juego no es caro, y se puede comprar por Amazon accediendo al link a continuación:


Si no queremos comprarlo, podemos hacer nuestros propios cubos con cartulina y tijera, con las imágenes que queramos, o utilizando una plantilla prediseñada. También pueden usarse cartas en lugar de cubos, o incluso una aplicación para el teléfono celular. Con dicha aplicación, se sacude el teléfono para batir los dados virtuales, y éstos giran en pantalla hasta mostrar sus caras.

El concepto de los cubos de historias puede usarse tanto en actividades lúdicas como en clase de lengua, literatura o de idiomas, o incluso en talleres literarios. A continuación, un ejemplo de una jugada, a ver qué historias se les ocurren (hay que hacer clic para ampliar). ¡No tengan miedo, imaginen y compartan sus historias!

Jugada de Rory's Story Cubes