20 jul. 2014

Tendrás un montón de amigos

No importa cuántos amigos diga el Facebook que tenés, siempre serán muchos más. No intentes contarlos, cualquier intento de numerarlos sería inútil, siempre estarías olvidando a alguno.

Símbolo Kanji de la amistad
No les des mucha importancia a esas frases del estilo de “un amigo es…”, por que intentan definir lo indefinible. ¿Se puede decir, realmente, quién es amigo y quién no? Esa persona que vio que olvidabas tus llaves en el asiento del tren y corrió para alcanzártelas antes de que bajaras, ése es tu amigo. No sabes quién es, ni cómo se llama, y no volverás a verlo nunca, pero ese es tu amigo.

No trates de decidir cuáles son buenos y cuáles son malos amigos. Ni tampoco elijas entre tus amistades a los verdaderos amigos. Simplemente hay distintas clases de amigos, para distintos momentos.

A lo largo de tu vida, tendrás amigos a quienes veas casi todos los días, y otros a quienes veas muy de vez en cuando. A algunos dejarás de verlos por años, y de pronto descubrirás que siguen siendo amigos. A otros quizás nunca los veas en persona, y sean para vos apenas un ícono en un chat. Pero de todos modos serán amigos.

Tendrás amigos a quienes conociste cuando eras muy chico, y otros a quienes conociste apenas el día anterior. Con algunos recordarás huídas del colegio, con otros serán compañeros de trabajo.

Tendrás amigos de tu edad, más viejos, más jóvenes... y los de tu edad te parecerán cada vez más viejos.

Tendrás amigos con dinero, otros sin dinero. Con algunos hablarás cosas que no le contarías ni a un psicoanalista, y con otros tendrás un único tema de conversación. Con algunos tendrás un trato muy formal; con otros te agarrarás borracheras memorables.

Con algunos amigos sólo te contactarás por temas de trabajo, o de estudio, pero aprovecharán esos contactos para preguntarse cómo andan, cómo está la familia, cómo van piloteando la vida.

Con algunos amigos llorarás, a otros darás consuelo y te darán consuelo. Con algunos te pelearás, y luego te reconciliarás.

Algunos amigos sabios te darán buenos consejos, y otros te llevarán por el mal camino. Y aún otros harán ambas cosas.

Tendrás amigos de cuatro patas, que moverán la cola y ladrarán o maullarán (o harán algún otro ruido) cuando vuelvas a tu casa. Tendrás amigos que te dirán “papá” o “mamá”, y otros a quienes les dirás “papá”, “mamá”, “hermano”, “hermana”, “tío”, etc. Tendrás una amiga o amigo especial, que será a quien primero veas al despertar.

No importa cuántos sean, ni importa cómo sean. Lo importante es que estén; aunque no estén siempre, pero que estén, y que cuenten con vos para que también estés.

Que tengan un muy feliz día, amigos. Cuenten conmigo.