29 jul. 2014

No digas frankenstein: teatro infantil y a la gorra

En estas vacaciones de invierno, en las que los argentinos nos encontramos cuidando el contenido de nuestros bolsillos aún más que lo acostumbrado, el teatro "a la gorra" (dicho de otra manera, con un precio de la entrada determinado por lo que cada uno quiera o pueda pagar) es una opción de por sí interesante.

Recomendado para chicos de todas las edades

No digas Frankenstein
El monstruo Franky y su amiga.
Cuando se buscan espectáculos "a la gorra" no se espera demasiado a cambio. Y lo que se encuentra suelen ser shows de títeres, o payasos, magos o malabaristas amateurs que ofrecen producciones modestas en cuanto a recursos, aún cuando exhiben gran talento y altos niveles de entretenimiento. En el caso de la Compañía Teatral Ismobabón y su obra "No digas Frankenstein", el hecho de ofrecer un espectáculo a la gorra no es excusa para ahorrar en recursos.

Desde hace dos años, esta obra viene cosechando éxitos en salas populares y, tal como lo dice su director, Alejandro Rumberger, la modalidad de cobro mediante gorra y a voluntad es la forma de llegar a un público amplio, con bolsillos gordos o flacos. Justamente nos encontramos en este último grupo (el de los bolsillos flacos), y el hecho de presentarse en un teatro cercano nos convenció de ir a ver esta sorprendente obra.

No digas Frankenstein
El nieto del Dr. Frankenstein e Igora.
Un músico que con una guitarra eléctrica hace toda clase de efectos aparece al costado del escenario, creando el ambiente sonoro y haciendo unas pocas intervenciones con diálogos "en off". Al iniciarse la acción, el nieto del legendario Dr. Frankenstein llega al castillo de su abuelo, con la intención de continuar el trabajo de éste y poder gritar "está vivo" al momento de animar a un monstruo construido con partes humanas. Quien habita el castillo es Igora, la ayudante del viejo científico, quien luego de limar diferencias con el nieto de su antiguo jefe, termina enamorándose de éste y ayudándolo a crear al monstruo. Y no cuento cómo sigue por que vale la pena verlo personalmente. Siendo grandes, debemos decir que disfrutamos tanto de la obra como los chicos, riéndonos, emocionándonos y aplaudiendo con las canciones.


La obra se presentará el próximo sábado 2 de agosto a las 15:00 y 17:00 en Sala Aparecidas, calle Córdoba 625, Gral Pacheco (frente a la Plaza). ¡Muy recomendable!