5 jul. 2014

Los cuentos de Julio Verne

A Jules Gabriel Verne (más conocido en nuestra lengua como Julio Verne) se lo considera uno de los padres de la ciencia ficción, si bien su obra es anterior al surgimiento formal de dicho género literario. Sus novelas causan asombro si se considera que hablan de inventos o descubrimientos que tuvieron lugar un siglo más tarde. Vale la pena leer cada una de ellas; como aperitivo, aquí acercamos algunos de sus cuentos.

En la literatura se clasifica a Julio Verne simplemente como escritor de novelas de aventuras, pero cuando se leen sus obras (o se ven las películas basadas en ellas) se nota que fue mucho más que eso; fue un visionario, y si hubiera tenido más herramientas o hubiese vivido en otro tiempo, podría haberse convertido en un notable inventor o científico.

Pensemos nomás en los hechos y los inventos que anticipó en sus novelas (para ubicarnos mejor, recordemos que su vida transcurrió entre los años 1828 y 1905):

También habló de cosas que aún no se han hecho realidad, pero teniendo en cuenta sus antecedentes, podemos confiar en que lo harán. En el cuento En el siglo XXIX: la jornada de un periodista americano en el 2889 Don Julio habla de medios de transporte que alcanzan los 1.500 kilómetros por hora.



Wikipedia nos acerca algunos datos sobre la obra de Don Julio que vale la pena destacar:


Sus personajes siempre fueron héroes, hombres buenos en la escala social. Frente al Verne conservador impuesto por su editor Hetzel y por su educación como hijo de un abogado católico y de un tiempo en que el antiguo régimen se tambalea, no es de extrañar su inicial defensa del statu quo, postura que con el tiempo se irá atemperando hasta dar paso a concepciones radicalmente opuestas a las sugeridas en sus primeras páginas, merced a sus contactos con círculos socialistas y anarquistas. El Verne filorevolucionario se deja ver en una de sus obras menos difundidas, quizás por su simpatía por la causa revolucionaria, Matias Sandorf (1885), donde narra la experiencia de un rebelde ante la tiranía austrohúngara.

Además de sus novelas y sus obras de teatro, realizó varios relatos cortos (los links, al final de esta nota).

Clasificación de su obra
Las obras de Verne se pueden agrupar en tres períodos: Descubrimiento, Madurez y Desencanto.

Descubrimiento
La pluma de Verne presenta rasgos de innovación, con ideas frescas y héroes progresistas que sueñan con descubrir nuevos mundos y llegar a donde nadie ha llegado en beneficio de la humanidad, desde los polos en Las aventuras del capitán Hatteras , el centro de la Tierra (Viaje al centro de la Tierra ) e incluso hasta la Luna (De la tierra a la luna).

Madurez
Verne comienza a escribir de una manera más seria, con héroes más humanos (Strogoff, Sinclair, Fogg), siendo capaz de escribir su mayor éxito literario en una novela llena de vida como La vuelta al mundo en 80 días , pero también parece que algunas ideas se agotan retomando las anteriores (El país de las pieles ) e incluso llevándolo a escribir (quizá por presión de sus editores) obras no del todo propias (Los quinientos millones de la Begún ).

Desencanto
Los problemas en la vida del autor (su nunca feliz matrimonio, la enfermedad de su sobrino, su mala relación con su hijo) llevan a un Verne cansado, a escribir relatos fríos y sombríos, cambiando su idea de que el ser humano iba a progresar con base en la ciencia a una donde ve a los seres humanos consumidos por ella y por el capitalismo. En este periodo tiene su inclusión más de lleno en la ciencia ficción con El secreto de Wilhelm Storitz , y también tiene tiempo de escribir agradables continuaciones de sus historias, en El secreto de Maston , y de las de otros autores, en La esfinge de los hielos , continuación de Las aventuras de Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe.



Ahora sí, los links a los cuentos de Julio Verne:

Un drama en los aires
Un drama en México
Un expreso del futuro


También hay shopping de libros:



Para seguir leyendo...