10 jun. 2014

Pequeña antología de cuentos de fútbol

Messi con la pelota del MundialPara estar a tono con los días que vivimos, publicaremos una breve antología de cuentos sobre el tema que domina las pantallas, las radios, los diarios y las publicidades: el fútbol. Algunos inéditos y otros de grandes como Roberto Fontanarrosa y Eduardo Sacheri, pero todos con algo en común: la pasión por patear la n° 5.

La Mano De Dios desde un Bar en Fiorito
La tarde llegó lenta al bar de aquella esquina. De a poquito se fueron poblando todas las mesas. No era un día común, la selección argentina jugaba contra los ingleses...
Seguir leyendo

Por Ella
Los muchachos se pelean por tenerla aunque sea un instante para demostrarle que nadie la va a tratar mejor. Pero ella va sin más deseos que el de ser acariciada, sin mas deseos que el de ser respetada por lo que es.
Seguir leyendo

El Ayudante de Papá Noel
No recuerdo exactamente cómo fue que decidí aceptar la tarea, pero si les puedo asegurar que el primer día como ayudante de Papá Noel no fue precisamente como esperaba.
Seguir leyendo

Cuentos e historias (Fontanarrosa)
Un paso más atrás. Dos más atrás. Tres. Ahí está bien. Ya está la barrera formada. Una baldosa más acá. Un momento. Ante todo, sacar las cosas del arco.
Seguir leyendo

Esperándolo a Tito (Sacheri)
Yo lo miré a José, que estaba subido al techo del camión de Gonzalito. Pobre, tenía la desilusión pintada en el rostro, mientras en puntas de pie trataba de ver más allá del portón y de la ruta. Pero nada: solamente el camino de tierra, y al fondo, el ruido de los camiones.
Seguir leyendo

Las reglas del picado
Se va cuando el balón sube a la vereda y vale hacer rebotar la pelota contra el cordón, una cuestión que aunque algún desprevenido podría tildar de sin importancia, requería de una técnica especial que permitía realizar unas paredes memorables...
Seguir leyendo

La Pulga y El Fideo
La vida es eso que pasa mientras miramos la pantalla del celular. Ese aparatito endemoniado roba nuestra atención, impidiéndonos mirar a otras personas a los ojos y haciéndonos pasar por alto las cosas más importantes. Eso es justo lo que le pasó a Jose, el protagonista de esta historia.
Seguir leyendo