13 jun. 2014

10 consejos para mejorar la ortografía

Errores de ortografía
Un ejemplo de mala ortografía.
Para muchos, la buena ortografía es algo carente de toda importancia. Hay incluso quienes se enorgullecen por usar la "k" en vez de la "q", de prescindir de la "h", de cambiar "s" por "c" y viceversa, entre tantas otras barbaridades.

Pero lo cierto es que una buena ortografía no sólo es útil en el colegio para conseguir una buena calificación de la maestra. También sirve para ordenar mejor nuestros pensamientos y para dar una buena imagen de nosotros mismos al momento de redactar cualquier escrito. El ejemplo más típico: cuando necesitemos escribir una carta para acompañar un curriculum vitae en una búsqueda de trabajo.

Aunque muchos lo hacen a propósito, también los hay quienes cometen muchos errores de ortografía sin proponérselo. Para aquellos que tengan deseos de cambiar esos malos hábitos de escritura vayan los siguientes consejos:

1. Poner atención a todo lo que se escribe. Muchos errores ortográficos se deben a que se escribe sin prestar la suficiente atención.

2. Escribir con tiempo y con calma. Cuando se escribe muy rápido, es común que se pasen por alto muchas reglas ortográficas. Una coma o un acento omitido pueden cambiar el sentido de una oración.

3. Revisar lo que se escribe, leyéndolo al menos dos veces. Una buena práctica es leer y releer el texto que se está escribiendo antes de entregarlo, imprimirlo o enviarlo. Aunque un texto parezca bien escrito a primera vista, cuando se lo mira con detenimiento se le pueden detectar errores de sintaxis y semántica.

4. Conocer las reglas ortográficas, y buscar ejemplos en libros, diarios o revistas en donde se apliquen dichas reglas. Llegará el día en que nos encontremos orgullosos de encontrar errores en textos impresos importantes y sentir pena por quien los escribió.

5. Usar herramientas automáticas. Uno se puede tener mucha confianza y creer que es inmune a los errores ortográficos. Pero errar es humano (¿o era herrar es umano?) y hasta el escritor más avezado es propenso a cometer algún error de vez en cuando. Por tal razón, no está de más pasar nuestros textos por un corrector ortográfico de la compu luego de que nuestro ojo entrenado haya eliminado los errores más groseros.


6. Buscar otros puntos de vista. Mostrar nuestros escritos a un amigo es una buena forma de detectar posibles mejoras de ortografía, semántica e incluso estilo. Y, según qué tan buen amigo sea, nos dirá si le gustó o no lo que escribimos.

7. Chatear sin errores de ortografía. Quien acostumbra a chatear por celular o por computadora, seguramente encontrará muchos errores cometidos por personas que usan estos medios, viéndose tentado a repetirlos. A veces es bueno ir contra la corriente; aunque todos cometan errores al chatear, seamos distintos e impongamos la "moda" de escribir como corresponde.


8. Practicar con frecuencia. Muchas personas escriben mal porque se han acostumbrado a hacerlo de forma inconsciente durante muchos años. Esto puede revertirse buscando acostumbrarse a lo contrario. La forma es mantenerse consciente de lo que se escribe y procurar hacerlo de forma correcta. Mientras más se practica, mejor se escribe.

9. Incorporar la buena ortografía en la rutina cotidiana. Ponerse como objetivo escribir todos los días algún texto de forma correcta. Esto hará que la mente trabaje de mejor manera y asimile las reglas ortográficas.

10. Adquiere el hábito de la lectura. Para ser un buen escritor, se debe ser un mejor lector. En general, los libros impresos han sido revisados y por ende poseen una buena ortografía. El estar siempre en contacto con textos de calidad crea poco a poco un diccionario mental que actúa como un corrector ortográfico instintivo.

Para seguir leyendo...