28 may. 2014

Los tres chanchitos

Este cuento infantil es un clásico entre los clásicos. Los tres chanchitos, o Los tres cerditos, o Los tres cochinitos, es una fábula con personajes animales personificados. Las primeras ediciones datan del siglo XVIII, pero se piensa que la historia es mucho más antigua. Este cuento se popularizó en el folclore universal gracias a la versión de dibujos animados hecha por Walt Disney en 1933.

Para niñas y niños de 5 años en adelante.

En el medio del bosque vivían tres cerditos. El más grande se encargaba de buscar la comida y cuidar a sus dos hermanos menores, quienes lo único que hacían era jugar entre los árboles y con los demás animalitos.

Un día llegó al bosque un lobo feroz, y en cuanto vio a los tres cerditos gorditos (porque estaban muy bien alimentados) comenzó a planificar cómo atraparlos para comérselos.

El cerdito mayor, que adivinó las intenciones del lobo, reunió a sus hermanos y los mandó a que cada uno construyera una casa para protegerse.

El cerdito más pequeño, que era el más vago de los tres, sólo pensaba en jugar y la sola idea de trabajar lo ponía de mal humor. Así que construyó una casa con pajas para hacerla rápido.

El cerdito del medio, al ver a su hermano jugando, apuró su trabajo e hizo su casa con unas maderas.

El cerdito mayor, en cambio, trabajó todo el día en una casa de piedras para que fuera más resistente.

Días más tarde, mientras los tres jugaban en el bosque, escucharon unos ruidos extraños y vieron unos arbustos moverse. Los cerditos menores no le dieron importancia y siguieron en lo suyo, pero el mayor, que era más precavido, se acercó a los arbustos y pudo ver la nariz del lobo asomándose por uno de ellos. Corrió tan rápido como sus pequeñas patas le permitían, y con la respiración entrecortada gritó:

los tres chanchitos-¡El lobo, el lobo!

Cada uno de los cerditos entró en su casa con mucho, pero mucho miedo.

El lobo fue hacia la casa de paja, y el chanchito que estaba dentro se escondió temblando
y rogando que no le pasara nada.

-Soplaré, soplaré y tu casa derribaré- gritó el lobo. Sopló, y las pajas se desparramaron por el bosque.

El cerdito, totalmente indefenso, corrió a la casa de su hermano. Y de nuevo escucharon:

-Soplaré, soplaré y tu casa derribaré- y el lobo sopló sopló y no pasó nada, pero tomó más aire y sopló tan fuerte que las maderas cayeron unas encima de otras. Los cerditos salieron de entre las maderas y se encontraron con la cara del lobo hambriento; reunieron coraje y corrieron a refugiarse con el hermano mayor.

El lobo se encaminó hacia allí. Pero como esta casa estaba construida con material más fuerte, el lobo soplaba y soplaba, y no pasaba nada. Al darse cuenta de que no podía derribarla, se enfureció, buscó un tronco y subió a la chimenea.

tres chanchitos contentosMientras tanto, los cerditos, guiados por el mayor, quien intuía la idea del lobo, llenaron una olla de agua hirviendo y la colocaron debajo de la chimenea de forma tal que, cuando el lobo bajó por ella, cayó dentro de la olla.

Los aullidos del lobo, al quemarse la cola, fueron escuchados en todo el bosque. Durante años los cerditos menores contaron las hazañas de su hermano mayor para echar al lobo, quien muy frustrado, nunca más volvió a molestar a los cerditos.


Para seguir leyendo...