8 feb. 2014

¡A ponernos cursis, que se viene San Valentín!

Se acerca esa época del año en la que se nos perdonan las cursilerías tendientes a demostrar a nuestro ser amado, a nuestra otra mitad, a nuestra media naranja, cuánto la/lo queremos.

Por eso cambiamos nuestro banner por uno lleno de corazoncitos, ¡para expresar cuánto queremos a nuestros lectores!

Tomemos el ejemplo y hagamos algo bien cursi... colguemos un pasacalle en la entrada de su casa, cantemos su canción favorita desafinando con ganas y mandemos la grabación a la radio para que la transmitan (con dedicatoria, obviamente), mandémosle cartas perfumadas, flores y bombones a su trabajo... o lo que se nos ocurra. Total, en esta época, toda cursilería es perdonada.

Notas y cuentos anteriores de San Valentín:

Otra vez, la papa de San Valentín

San Valentín: el origen del día de los enamorados

La papa de San Valentín

El arcoiris de San Valentín