29 dic. 2011

Microcuento: una micro-adaptación de “La tortuga y la liebre”

o bueno de los microcuentos es que los podemos contar completitos antes de que el sueño nos domine y nuestras palabras comiencen a derrapar hasta transformarse en un irregular ronquido.

En mi búsqueda de microcuentos para contarle por las noches a los pequeños cuenteretes (que en esta época están de vacaciones y se van a dormir bien pasada la medianoche, los muy atorrantes), me topé con esta genial micro-versión de “La tortuga y la liebre”:

Fernando Niembro no lo podía creer: “Mariano, estamos siendo testigos de un hecho histórico, la garra, la experiencia, la inteligentísima estrategia y la disciplina táctica de la tortuga, han conseguido lo que a priori parecía impensable”.

–Sí Fernando, las distracciones en este deporte se pagan caro, hay que ver como se recupera la liebre después de esta caída, el domingo tiene un difícil compromiso contra la gacela…

El conejo apagó la radio y saltando de alegría se dirigió al hipódromo. La tortuga pagaba 25 a 1, tenía que compartir la mitad con su prima, pero igual era una fortuna.

Es-pec-ta-cu-lar. (Quienes no sepan quiénes son Fernando Niembro y Mariano Closs, usen los links correspondientes para averiguarlo).

Más microcuentos de similar calidad en este sitio: http://www.loscuentos.net/cuentos/link/279/279703/