17 sept. 2011

Los cuentos clásicos ahora son interactivos


i siquiera los cuentos clásicos infantiles podían escapar a las nuevas tecnologías. Y no se trata sólo de libros electrónicos que pueden leerse en un lector de e-books, sino de cuentos que se han transformado en aplicaciones interactivas con las que los chicos pueden jugar en un teléfono celular.

En este caso se trata del cuento clásico Caperucita Roja, cuya historia ha sido tomada para crear una aplicación para iPhone y iPad. Dicha aplicación fue desarrollada por el estudio Mundomono, una empresa chilena dedicada a la creación de aplicaciones y contenidos interactivos en páginas web y dispositivos portátiles.

La aplicación está hecha para niños de entre 1 y 6 años, quienes podrán tocar a los personajes e interactuar con ellos, los cuales responden con gestos o sonidos. Los padres pueden seleccionar la asistencia de un narrador, en cuyo caso se presenta la opción de que sea en inglés o español. Al final de la historia, cada personaje cuenta con su propia biografía.

En este video puede verse una presentación del juego hecha por sus protagonistas, los llamados “Bean Bag Kids”:



Quienes tengan un iPhone o iPad pueden obtener la aplicación en App Store.

11 sept. 2011

La vida de Fangio, en un libro infantil


n la ciudad de Balcarce –cuna de Juan Manuel Fangio, el quíntuple campeón de Fórmula 1– se presentó el libro infantil “El Chueco Fangio, un siglo de vértigo”, en el cual se cuentan las proezas del legendario automovilista. El libro, escrito por Daniel Roncoli, fue presentado en el Museo Juan Manuel Fangio, de Balcarce, y está editado en tinta y en Braille, siendo el primer libro en el mundo sobre Fangio realizado para no videntes.

La editorial Párrafo Aparte lo incluyó en su colección Pelota de Papel, la primera colección de literatura infantil sobre la historia de los clubes y los grandes ídolos del deporte, declarada de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el 21 de octubre de 2010. La colección incluye los títulos “Las aventuras del mellizo Guillermo Barros Schelotto” y “Esta historia no es cuento. Los primeros 100 años del Club Atlético Vélez Sarsfield”.

“Para el libro tomé el sedimento de su campaña deportiva, lo que cuentan las historias, esa arcilla que conforma su leyenda deportiva”, contó Roncoli en una entrevista. “Es una carrera lo suficientemente rica en logros y trascendencia internacional”.

El libro está disponible en la Biblioteca Argentina para Ciegos (4981-0137/7710 o ventas@bac.org.ar), en el Museo Fangio de Balcarce y en las librerías Yenny y Cúspide, entre otras.

4 sept. 2011

El camión que se atascó en un túnel

n una emblemática película de los años 80 (“Secretaria ejecutiva”) se cuenta una historia que muestra cómo el pensamiento infantil –libre aún de las rígidas estructuras lógicas que utilizamos los grandes– sirve para encontrar soluciones a problemas aparentemente insolubles.

Cuenta la leyenda que un camión estaba ingresando en el Holland Tunnel de Nueva York, y un error de cálculo de su conductor (quien pensó que la altura del túnel sería suficiente para que el vehículo transitara tranquilamente por su interior) hizo que el remolque se atascara contra el techo del túnel, quedando imposibilitado tanto para avanzar como para retroceder.

Es bien sabido que una gran cantidad de vehículos van y vienen constantemente a través de ese túnel, con lo cual el camión atascado no tardó en formar un tremendo embotellamiento. Llegaron al lugar policías y bomberos, quienes reunieron a sus mejores expertos para estudiar el problema, y finalmente propusieron la que parecía ser la única solución lógica: cortar la parte superior del remolque y arrastrarlo fuera del túnel.

Entonces pasó un auto por el carril contrario. En el interior, una chica le preguntó a su padre por qué no desinflaban las ruedas del camión. Su padre se detuvo y les preguntó a los policías. Éstos se rascaron la cabeza, avergonzados, y siguieron el consejo de la pequeña. Al rato, el camión había salido del túnel.

La niña era demasiado pequeña e inocente como para buscar soluciones difíciles, y eso le permitió ver la solución simple que estaba frente a los ojos de todo el mundo, pero que ningún adulto había logrado ver.