31 ago. 2010

De “Los Hollister” a “Crepúsculo”: la literatura juvenil ya no es lo que era

La evolución de la literatura para adolescentes derivó en historias de magos y vampiros lindos que constituyen verdaderos fenómenos de marketing editorial. Cornelia Funke, la escritora de "Corazón de Tinta", inició una nueva saga, denominada "Reckless".

Durante los largos meses de verano de mi adolescencia, solía matar el tiempo leyendo todo lo que tenía a mano, y eso incluía a toda la colección de Astérix, algunos clásicos de Emilio Salgari, Robert Louis Stevenson, Julio Verne o Rudyard Kipling, y varios libros de la serie Los Hollister, una numerosa, ingenua y norteamericana familia que tenía por costumbre resolver toda clase de misterios. Si hoy fuera adolescente, seguramente reemplazaría a Los Hollister por las aventuras de Harry Potter o por los libros de la saga Crepúsculo, aunque pienso que no son la misma cosa.

Antes las novelas para jóvenes lectores eran simplemente eso: novelas. Ahora parecen ser fenómenos de marketing (y no es por criticar, es una simple observación).

Quizás el quiebre lo hizo Harry Potter, cuando su magia saltó de las páginas de sus libros y asombró al mercado editorial, logrando éxitos comerciales que superaron las expectativas más optimistas. Esta magia develó el tesoro que representa el mercado de los adolescentes aficionados a la lectura, el cual se potencia con películas de cine que terminan de definir un negocio formidable. Si Jerry West (o mejor dicho, Andrew E. Svenson, su nombre verdadero) viviera y siguiera publicando actualmente títulos de la serie Los Hollister, tal vez é
stos pasarían rápidamente a la pantalla grande, con sus personajes interpretados por cotizados actores adolescentes. Lógicamente, sus historias no deberían ser tan naïve como eran hace 60 años.

Tal vez la clave del éxito sean las historias que no sólo cautivan a los adolescentes, sino también a los adultos. Los dos casos emblemáticos de Harry Potter y Crepúsculo abarcan un rango de edades muy amplio, que va desde los teens hasta los abuelos. Otros casos, que no tienen que ver con la literatura infantil pero quizás deban también su éxito a la amplitud de edades de su público, son Los Simpson y Shrek: historias que divierten a chicos y grandes por igual.

Pues bien, se aproxima otro fenómeno del mercado editorial para el público joven, así que, señores padres de muchachos/as adolescentes, preparen sus billeteras por que pronto van a tener que desembolsar dineros para libros y entradas de cine. El nombre de la nueva saga es Reckless, y su autora es Cornelia Funke, la alemana autora de la exitosa novela y película Corazón de tinta (entre muchas otras obras).


Por lo que se comenta, Reckless está inspirado en los cuentos de hadas de los Hermanos Grimm, aunque con una suerte de giro un tanto oscuro. Habrá que esperar a su salida al mercado para ver qué tal es, pero de lo que no caben dudas es que será un éxito de marketing. La editorial Little, Brown Books for Young Readers no reparó en gastos para que el lanzamiento de su nuevo libro no pase inadvertido.

Para empezar, la escritora realizará una gira por importantes ciudades norteamericanas, comenzando el 14 de septiembre en Nueva York, con un evento de gran producción: habrá narraciones a cargo de la propia Funke y del actor Elliot Hill; el músico Adam Watts musicalizará con temas inspirados en el libro. Me pregunto cómo habrá sido el evento de lanzamiento del primer libro de la serie Los Hollister, allá por 1953; si es que lo hubo.