12 abr. 2010

Cortázar para niños

Julio CortázarCuando se piensa en autores de literatura infantil, el de Cortázar no es precisamente uno de los primeros nombres que viene a la mente. Quizás por que la política jugó en su obra un papel protagónico, con lo cual sus escritos quedaron prácticamente vedados para el público juvenil. Una lástima, por que el autor argentino sabía como pocos jugar con las palabras, incluso hacer magia con ellas, de formas tales que hubiesen deslumbrado a los lectores de menor edad.

Un ejemplo es ese capítulo de la novela “Rayuela” en donde Cortázar decide ignorar por completo el diccionario y utilizar una gran cantidad de palabras inventadas. El lector debe usar su imaginación para dar significado a esas palabras y entender el relato de una forma completamente subjetiva. Aquí va un pequeño extracto de ese capítulo: Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sústalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia”.

Todos los escritores deben tener una buena capacidad imaginativa para tejer historias ocurrentes, pero Cortázar iba mas allá, convirtiéndose en un innovador indiscutido. En “Historias de cronopios y de famas”, el autor da rienda suelta a su capacidad para crear universos con palabras, dotándolos de misterio, fantasía y surrealismo.

Afortunadamente, la editorial Libros del Zorro Rojo (dedicada a la edición de obras ilustradas) publicó un extracto de “Historias de cronopios y de famas” en la forma de un libro ilustrado, para niños de cinco año o más. El texto extractado corresponde al capítulo “El discurso del oso”, y las ilustraciones son obra de Emilio Urberuaga (responsable gráfico de “Manolito Gafotas”, una obra traducida a más de dieciocho idiomas).

“El discurso del oso” es una historia breve, como para leer a los niños antes de ir a dormir, que cuenta cómo un oso que vive en las tuberías de un edificio observa y reflexiona sobre la vida de los humanos que habitan en él. Seguramente el relato está lleno de simbolismos, pero la interpretación de los mismos es responsabilidad exclusiva de cada lector.

La iniciativa de la editorial Libros del Zorro Rojo es, sin lugar a dudas, un ejemplo a seguir. Esperemos que más textos de Cortázar (y de otros autores que, indirectamente, mucho pueden aportar al universo de la literatura infantil) aparezcan en libros aptos para poblar las bibliotecas de los más pequeños.

EL DISCURSO DEL OSO


 CUENTOS COMPLETOS 2


Para seguir leyendo...