24 feb. 2010

Los cuentos según la edad: de 1 a 2 años

mpecé a contarles cuentos a mis hijos cuando tenían más o menos dos años, como parte del “ritual” previo a ir a dormir. Al principio, las historias eran muy elementales: venía un perrito, se encontraba con un gatito, se iban a jugar a la plaza, volvían a su casa, tomaban la leche y se iban a dormir. Lo importante no era la historia en sí, sino simplemente dejarle al chiquilín una imagen grata en la mente que lo acompañara al momento de quedarse dormido.
Con el tiempo, y a medida que los chicos fueron creciendo, los cuentos debieron adaptarse, adquiriendo tramas más complejas, moralejas, conflictos (que siempre se resuelven), enseñanzas, personajes, etc.
Así es como fui aprendiendo intuitivamente que cada edad necesita una clase de cuento en particular. Pero hace poco encontré en el sitio Solo Hijos una serie de notas –escritas por gente que sabe del tema– explicando cómo deben ser los cuentos para cada rango de edad.
Lo que dice con respecto a los chicos de uno a dos años es que hay que presentarles historias simples, protagonizadas por chicos de su misma edad o por mascotas, y en las que la acción consista en ir al parque, tirarse del tobogán, jugar con amigos, etc. (mi intuición no estaba tan mal).
Pero en la nota hay unos cuantos datos referidos a las imágenes, que yo realmente no conocía. Primero, se observa que hay que ofrecerle al niño preferentemente historias ilustradas, ya que los chicos disfrutan tanto viendo las imágenes como escuchando la historia, y que las ilustraciones NO deben ser:
  • del estilo de los dibujos animados de la tele, ya que están dirigidos a un público de recepción pasiva.
  • caricaturas burlescas, por que carecen de afecto y los chicos no entienden las ironías.
  • demasiado complejas o elaboradas.
  • dibujos de moda, por que repiten las mismas características en personas u objetos, y resaltan siempre los mismos valores.
Interesante, ¿no? La nota completa aquí.